Los nuevos ‘21 Días’ comienzan flojos

21dias’21 Días’ es un programa que me gusta, y antes de que comenzase esta segunda temporada del mismo me preguntaba qué nuevos retos asumiría Samantha Villar, y reflexionaba sobre lo difícil que lo tenía para sorprendernos.

Pues bien, el pasado viernes tuvo lugar la primera entrega de esta segunda tanda, y he de decir que el programa me pareció un poco flojo.

La causa: el tema. ’21 Días: viviendo la crisis’ es una nueva edición dedicada a la pobreza, la carencia y la necesidad. Y cuando ya has mostrado esos temas a través de la indigencia, el chabolismo y la inmigración ilegal, el tema de las familias desempleadas sabe a más de lo mismo, o incluso “sabe a poco”. No quiero decir que no sea grave, pero vistos ya otros más duros no le veo el sentido de hacer algo que no llega al listón ya marcado.

Además influyó también en mí ciertas opiniones que pueda tener al respecto. No entiendo cómo puedes vivir a lo chabolista y tener una tele de plasma, o como una familia entera está sin trabajo y no coge un trabajo, por malo y mal pagado que sea, que Samantha consigue en un momento… Pero bueno, estas opiniones no vienen muy al caso en materia televisiva.

El caso es que a estos ’21 días’ le faltó un poco de drama, de mostrar una realidad más inédita en lugar de algo tan visto en ‘Callejeros’, ‘Comando actualidad’ y similares, y sobre todo encontrar un tema más llamativo que suponga un paso adelante y no hacia atrás.

Aún así, el programa me sigue pareciendo entretenido, distinto, y me sigue gustando la impronta que Samantha le da a su programa.

Yo no voy a entrar en el debate ese que hay sobre si lo que hace Samantha es periodismo, serio o no, o si el programa es más bien un reality. Supongo que es un híbrido, pero poco me importa, lo que me importa es que me entretiene y me gusta su formato, cómo Samantha narra sus experiencias, independientemente de lo fiable o verídicas que puedan ser.

Sigue leyendo

‘RTVE Responde’: Septiembre

rtverespondeseptiembre

Ya he hablado otras veces de ‘RTVE Responde’, un programa que considero totalmente necesario en el Ente público pero que hoy día me parece muy insuficiente.

Aunque hace bastantes días de la emisión del último programa, voy a comentarlo antes de que emitan el siguiente. Mi intención es, de aquí en adelante, comentar cada mes la emisión de ‘RTVE Responde’.

Comienzo así con la edición de Septiembre en la que se atendieron a las cuestiones y quejas presentadas ante la Defensora durante los meses de Julio y Agosto.

Mi principal pensamiento es que sigue habiendo muchísima paja y rellenos innecesarios para la corta duración del programa. Como otras veces, el programa peca de autobombo, aunque en esta edición ha habido más compromisos y promesas y se han dado alguna que otra respuesta convincente.

Pero la mayor carencia que le vi al programa fue que no hablasen del gran tema que cierne actualmente a RTVE, el cambio hacia la nueva etapa de RTVE sin Publicidad.

Entre lo positivo destaca que se comprometieron a arreglar un problema de desfase que existe en Canarias entre la emisión de la imagen y los subtítulos que les impide hacer uso de esta función, lo cual, todo sea dicho, me dejó perplejo de que pase algo así. También se comprometieron en informativos y tertulias a dar voz a expertos en las materias que se traten en lugar de usar siempre a periodistas en calidad de “opinador todoterreno / sabelotodo” y se comentó que los incumplimientos de horarios no pasarán tan amenudo cuando no haya publicidad. Veremos a ver si cumplen…

En contra, algo que me pareció impresentable fue que una telespectadora hablase de dos cuestiones de un mismo tema y sólo se le contestase a una, haciendo oídos sordos a la otra. Concretamente hablaba sobre el Canal Internacional, quejándose del desfase de las emisiones y de que está dirigido a un target envejecido y no presta servicio a un público más jóven. De esta segunda cuestión no se habló y creo que es totalmente cierto, y he vivido por mí mismo. Podeis ver el video aquí.

Otras cuestiones me parecen menos importantes o más tibias.

Eso sí, entre lo negativo está, como ya he dicho, que hubo mucha paja: la sección “La Trastienda” que se dedicó a Los Lunnis, la sección “El retrovisor” y un reportaje sobre el subtitulado que fue interesante pero que no reflejaba una queja sino que era autobombo. Como curiosidad he de decir que me sorprendió mucho que las películas se subtitulen “de oído” sobre la propia película. Yo pensaba que las distribuidoras proporcionaban a las cadenas esos subtítulos junto con la película, como en los DVDs. Me pareció rarísimo que no fuese así.

Bueno, veremos a ver qué tal el próximo programa de la Defensora y aquí se comentará.