“Uff, qué pereza”: Series que debería ver y no me apetece (II)

uffquepereza2

Segunda y última entrada, al menos por ahora, de esta entrada que empecé el otro día, y que habla de esas series que debería ver y no me apetece, a las cuales yo las agrupo bajo el epígrafe de “Uff, qué pereza”. Se trata de esas series tan aclamadas por crítica y blogueros, que generalmente proceden de canales de cable, sobre todo de cable premium y para más señas de la HBO, pero que a mí se me hace muy cuesta arriba ponerme a visionarlas, y que no le encuentro ningún elemento que llame un ápice mi atención.

Mad men. Según las críticas, lo mejor que se ha hecho últimamente. Lleva incontables premios y por lo poco que he visto he de reconocer que tiene una factura intachable y se ve que el producto es muy bueno. Pero el tema no me llama nada ¿publicistas, años 20? Uff, que pereza. Me da la misma pereza que ante una magnífica película antigua (más si es en blanco y negro), que piensas “sí, sé que debería verla y algún día lo haré, pero hoy me apetece algo más ligero”. Esta está entre las que algún día veré y sé que probablemente me gustará, pero me cuesta horrores dar el paso.

Buffy, cazavampiros. Dicen que tras su apariencia chorra de instituto se esconde una serie que va mucho más allá. El humor de Whedon dicen que es magnífico y muchas listas posicionan la serie como una de las mejores de la historia. Incluso tengo una amiga que es la mayor fan de la serie y no para de recomendármela. Pero reconozcámoslo, los inicios de Buffy son muy duros para ponerse ahora con ellos. Empezando porque la primera temporada es ya muy vieja y el lenguaje televisivo ha evolucionado en este tiempo, porque las primeras temporadas no son las mejores, y porque daña la vista verles con los pantalones subidos hasta el ombligo. Algún día la veré, y cuando pasé el trance inicial la disfrutaré, pero hasta entonces, ¡Uff, qué pereza!

Carnivale. Cuando leí sobre ella me parecía interesante. Una serie sobre un extraño circo ambulante antiguo bastante oscuro. Pero una vez más, con la HBO hemos topado. El piloto me pareció lento, aburrido y pretencioso. Me costó acabarlo, por favor, Uff, qué pereza me dio seguir con ella. Si a eso le añadimos que leí que la serie fue cancelada sin tener un final cerrado, las ganas de verla disminuyen hasta casi sacarla de mi lista de series por ver.

Studio 60. Con esta serie me pasa al revés que con muchas. Una serie sobre televisión con Mathew Perry son dos alicientes que me motivaban a verla. Pero tras ver los dos primeros capítulos pensé “Uff, qué pereza”. Todo muy serio, muy cultureta y poco televisivo, y sobre todo, con una fotografía pseudo-cinematográfica en sepia que aburre hasta las ovejas. ¡Qué aprendan de Tina Fey y compañía!

Friday Night Lights. Todo el mundo la pone por las nubes pero, ¿una serie sobre deporte? ¿sobre futbol americano? ¡Uff, qué pereza! De verdad que con esos reclamos no me van a pillar. Sé que detrás de los partidos habrá un drama, con sus familias, amoríos, y tal, pero me dan la impresión de que también me van a meter la moralina americana de la superación, conseguir las metas, U-ESE-Á y las barras y las estrellas. Y no me apetece. Además, por lo poco que he visto, no me agrada la realización que usan tipo independiente con cámara al hombro y demás.

Aquí terminan las series que para mí están catalogadas como “Uff, qué pereza”. No obstante no cierro la puerta a nuevas adquisiciones y tal vez habrá alguna más que ahora no recuerde.