‘Pekín Express’: La recta final

Hoy termina la segunda edición de ‘Pekín Express’, la cual ha transcurrido por la ruta del Himalaya. Bueno, terminar terminó hace tiempo, pero esta noche se emite el último episodio, por el cual sabremos quién es finalmente el ganador del programa.

Personalmente me gustaría que ganasen Carmela y Antonio, sobre todo por ella. Y es que siendo yo pro Alazne-Meritxell no me hace ninguna gracia que ganen los policías. Pero independientemente de eso, Carmela y Antonio siempre ha sido una pareja que me ha gustado, siempre han estado simpáticos y han competido con mucha deportividad, cosa que no podemos decir de sus rivales en la final.

Fran y Merino, han ido siempre de sobrados, demostrando poco respecto y educación, mala baba y una enorme prepotencia. Especialmente Merino. Aparte de la guerra con Alazne, esta pareja no me gusta por lo macarra que es. Cualquiera diría que son policías.

Tengo que puntualizar que, aunque quiero que ganen los amigos rurales, creo que ganarán Fran y Merino. Y es que a nadie se le escapa que tienen una forma física que ha dejado a la del resto de concursantes a la altura del betún, y apenas que haya alguna prueba física en la final, que la habrá, ya tienen mucho hecho. Y creo que es un error por parte de la organización el incluir a una pareja tan superior físicamente al resto. El año pasado hubo un bombero, que de hecho ganó, pero al menos él estaba compensado por su mujer que era más débil y normalita. En cambio los Merinos ambos tienen una forma estupenda y eso es básico en el concurso para conseguir la inmunidad, y tampoco se puede decir que sean tontos y que por ahí tengan la debilidad.

Los terceros en discordia, los Juanes, quedaron la semana pasada ya fuera del concurso. Y aunque desde casi el principio del concurso me di cuenta de que Juanito era más falso que un euro de madera, hubiese preferido que ellos estuvieran en la final en lugar de los Merinos. Eso sí, estuvo muy mal lo de Juanito pidiéndoles a Carmela y Antonio que donasen parte del dinero a un orfanato. Y no es que esté mal donar dinero a los niños, sino comprometer a alguien para que lo haga con un dinero que ya no es tuyo. Aun así, Carmela aceptó la petición aunque Antonio no opinaba igual. Bien podría donar Juanito su propio dinero, que aunque no haya ganado el concurso algo tendrá que dar de su sueldo.

En cuanto al programa en general, he de hacer alguna apreciación.

El casting ha tenido cosas buenas y cosas malas. Lo mejor sin duda ha sido Alazne y Meritxell que, independientemente de si os caen bien o no, hay que reconocer que han funcionado muy bien televisivamente hablando. Ellas han dado los mejores momentos de esta edición y la han mantenido viva. Y también hay que reconocer que desde que se fueron el programa se hizo bastante más aburrido. Lo malo del casting es que han intentado repetir, y muy descaradamente, algunos de los perfiles de los concursantes del año pasado que ya funcionaron bien, “los gais”, “los viejos”… En lugar de buscar cosas nuevas.

Y la presentadora, era mi gran duda si afectaría o no el cambio al concurso. La verdad es me quedo con cómo lo hizo Paula Vázquez, pero también es cierto que su ausencia no se ha notado demasiado. Raquel Sánchez Silva siempre es cumplidora aunque no transmita la energía y emoción de Paula, pero la clave es el formato, que de por sí funciona.

Por último, comentar que en cuanta audiencia el programa está funcionando fenomenalmente esta temporada. Tanto es así que la cadena ya prepara los castings de la tercera edición.

¡Espero que esta noche den la sorpresa Carmela y Antonio!