Análisis: ‘Dejadnos solos’


Anoche se estrenó en Telecinco el programa ‘Dejadnos solos’, un reality en el que los protagonistas eran sendos grupos de niños y niñas que eran encerrados en una casa para convivir e intentar sacar adelante las labores del hogar como personas adultas.

A pesar de que cuando se anunció el programa la mayoría de las voces que se levantaron, sin haberlo visto aun, eran para decir que era una locura o que hasta dónde íbamos a llegar, yo no pensaba así. Quien me suela leer sabe que yo no tengo esos prejuicios televisivos.

Así que anoche me dispuse a ver ‘Dejadnos solos’. Aunque no fui de los pocos que lo vieron por televisión, tan sólo un 8,7% de share, ya que lo vi un rato después en la web de Telecinco.

Lo primero que he de decir es que el programa no es tan malo como la gente lo pintaba, e incluso que se acerca a eso del “experimento sociológico” mucho más que ‘Gran hermano’. Y también hay que marcar que ‘Dejadnos solos’ no es un ‘Gran hermano’ para niños como se decía, ya que aquí no se explotan demasiado los conflictos interpersonales ni se trata de una competición.

Aquí lo que prima es ver cómo se comportan los niños ante la situación de vivir sin padres, y creo que se reflejó muy bien.

Los niños y las niñas, separados por sexo cada grupo en una casa, comenzaron su convivencia y pudimos ver las claras diferencias de comportamiento de unos y otras. Ellos comenzaron a hacer el vándalo, a jugar, romper cosas y dejarlo hecho todo un asco, mientras que ellas eran más ordenadas e incluso gustaban de jugar a ser mayores, organizando la casa. En cambio entre ellos todo es más simple y directo, mientras que ellas son más de cuchichear, envidias y demás.

La verdad es que quedaron muy bien retratadas las diferencias en los comportamientos que suelen tener los chicos y las chicas. Y tengo que decir que esto me sorprendió, ya que podríamos esperar de esto un programa del tipo “hasta dónde vamos a llegar” y fue en cierto modo instructivo. Esto sí parecía un estudio sobre el comportamiento de niños y niñas.

Evidentemente el hecho de ser conscientes de que están en un programa de televisión donde les están siendo grabados, le quita espontaneidad, pero eso es inevitable. No obstante, los niños al rato se hacen naturales, algo que no pasaba tan bien en ‘Curso del 63’, donde sí que no podías quitarte de la mente que era un teatrillo.

Probablemente por el hecho de que haya cámaras ninguna discusión entre los niños llegará a las manos, cosa que no me extrañaría que pasara si no las hubiese. Pero por lo demás, aunque algunos querían aparentar algo, normalmente luego salía su forma de ser verdadera. Entre las niñas destacó una muy responsable, otra muy mandona que iba de cabecilla y otra más infantil que el resto. También había alguna muy resabiada, pero como ya digo, nada que no se vea en cualquier clase de primaria de un colegio.

Uno de los problemas que le vi al programa fue el número de niños, ocho chicos y ocho chicas, lo que hacía imposible fijarse en todos o conocerlo, pese a que vimos sus videos de presentación. En cambio vi acertada la edad, entre 10 y 12 años, donde ni son muy crios ni son aun maduros. Además, en el casting de los chicos se vio demasiado clara la intención de meter a cinco niños “buenos” y cinco niños “trasto”, como para que unos controlen a otros.

También se ha comentado mucho que el papel de Paz Padilla como narradora se ha introducido a posteriori y podría resultar algo parche, pero no es así, no sobra. Es más, en ciertos momentos, entre el griterío montado por los niños, se agradece que la narradora explique al espectador por dónde va la cosa, aunque otras veces sus comentarios graciosos entiendo que no a todos pudieran gustar.

Los padres están en una casa cercana y desde allí comentan los videos que les ponen, como pasaba en ‘Curso del 63’, y la verdad que esto fue prescindible.

Otra cosa a su favor es la duración, 42 minutos que con anuncios ascendió a los 52 minutos.

En el próxima semana, si es que vuelven a emitirlo, veremos cómo se las apañan para organizase con el dinero.

En definitiva, el programa no tiene nada de morbo como se presuponía, y creo que su tono fuera de la polémica es lo que le ha arrastrado a una audiencia tan baja. El programa no está mal, y aunque el ritmo del no es muy dinámico tampoco aburre y resulta curioso de ver.

Eso sí, pegaría mucho más en el estilo de realities de Cuatro, haciendo compañía a otros tipo ‘Supernanny’, ‘Madres adolescentes’ o ‘Hermano mayor’. Porque ‘Dejadnos solos’ tiene más de ‘Supernanny’ que de ‘Gran Hermano’.

‘Sé lo que hicisteis…’ ya tiene a sus tres candidatas a reportera


Tras la marcha de Pilar Rubio y Cristina Urgel de ‘Sé lo que hicisteis…’ el programa inició un casting para elegir nueva reportera que ha desembocado en la elección de tres finalistas, una de las cuales conseguirá el puesto.

Y ya se han estrenado las tres chicas en el programa. Ellas son Salomé Jiménez, Alba Lago y Cristina Pedroche. Si pincháis en los nombres de cada una os lleva a los videos en Youtube de sus respectivas intervenciones en el programa.

Vistos los tres videos, he de decir que ninguna me ha caído mal pero que tampoco ha habido alguna que me haya llamado la atención especialmente o haya destacado. Alba es la que he visto más segura hablando a cámara, Cristina es la más dulce y mona, mientras que Salomé no ha destacado pero su reportaje es el que más me ha gustado de los tres.

Eso sí, todas ellas guapas hasta el extremo. Que digo yo que bien podrían haber cogido a alguna, ya no digo fea, pero sí más normalita, no sé, algo entrada en carnes o anchita de caderas, pero no, todas 90-60-90. Que en laSexta para unas cosas son muy progres y para otras básicos, básicos.

La decisión final del programa la conoceremos el día 11 de enero. Mientras tanto, vosotros, ¿con cuál os quedáis?

¡Feliz Navidad!

A todos los que leeis AgenTV, a todos los que comentais enriqueciéndolo con vuestros puntos de vista, en definitiva, a todos los que estais al otro lado de la pantalla, os deseo Feliz Navidad y mis mejores deseos para el 2010.