‘Gran Hermano: El reencuentro’: grandioso y no

Febrero de 2010 se está desmarcando como uno de los meses destacables en la historia de la televisión mundial: estreno de la última temporada de ‘Perdidos’, próximamente ‘Survivor: Heroes Vs Villains’ y anoche ‘Gran Hermano: el reencuentro’. Puede que esté exagerando y puede que no, eso lo deciden ustedes. Lo que está claro es que anoche fue una gran noche.

Pero tengo sensaciones contradictorias con respecto a lo que anoche pasó. Por un lado emoción, porque una edición con ex concursantes es algo que llevo esperando mucho tiempo, pero por otro la sensación de que las cosas se podrían haber hecho mucho mejor.

El revival estuvo bien, pero hay cosas que no parecen estar bien atadas, siendo lo más grave que anoche presentaron a los concursantes pero no explicaron cómo es esa nueva mecánica que tendrá el concurso, ya que como habían dicho anteriormente, el método de nominación/expulsión no será igual.

Me da la impresión de que no han concretado nada aún a la espera de ver las audiencias mañana, y según el resultado (que está claro que será positivo), decidirán una cosa u otra sobre la mecánica y pondrán la duración de 10 o de 100 días.

Y lo poco que explicaron sobre la mecánica del concurso no me hizo demasiada gracia. Mercedes Milá dijo, a última hora y deprisa y corriendo porque se acababa el programa, que en esta edición los concursantes jugarán por parejas, habrá premio y será la audiencia la que lo dé, y será a quienes convenzan a la audiencia de que han superado mejor sus diferencias. No me convence mucho, pero luego más adelante cuando hable de las parejas en sí explicaré porqué.

Mercedes Milá se empeña en decir que esto no es un All Stars, pero sí que lo es, se ponga como se ponga esta señora, y por mucho giro extraño de parejas que le pretendan dar. No sé que tendrá ella en contra de reconocerlo.

Dejemos de lado el tema de la nueva (y desconocida) mecánica del concurso, y centrémonos ahora en la gala. Como me decía ayer chicadelatele por twitter, fue más entretenida de lo que suelen serlo las galas cero del programa. Y es que en esta edición en lugar de presentarnos a unos desconocidos, lo que hicieron fue recordarnos a los concursantes, su paso por el programa y la relación que tuvieron con el concursante con el que han entrado emparejados.

Me encantó revivir momentos míticos y fue realmente divertido ver algunos videos, especialmente los de Bea la Legionaria (“Si me quiero tirar un pedo aquí, me lo tiro”), o el video de Nicky Vs el Diccionario, también muy gracioso.

Pero lo importante fueron los personajes que entraron a la casa, y como aún no he hablado de ello, voy a hacerlo ya.

Entraron catorce concursantes, aunque dos se fueron al acabar la noche, todos ellos emparejados y con un “conflicto” pendiente. Las parejas son: Raquel y Noemí de ‘GH3’, Desi y Nacho de ‘GH4’, Nico y Ainhoa de ‘GH5’, Nicky y Bea “La legionaria” de ‘GH6’, Piero y Melania de ‘GH9’ y Arturo e Indhira de ‘GH11’, además de Aída y Fresita de ‘GH5’ que salieron antes de acabar la noche.

Y entonces comentemos el casting. En él veo parejas muy interesantes, otras que incluso dan pereza y otras que no tienen un enfrentamiento suficientemente grande para el concurso que se está proponiendo.

Sin duda la concursante que más me apetece ver es a Bea, natural, divertida y que promete polémica y discusión.  La veo ganadora desde ya. Y Nicky está bien como complemento polémico. Junto a ellos, la otra más interesante es Ainhoa y por supuesto lo habría sido Aída Nízar, porque no nos engañemos, Aída será muy insoportable, pero juego habría dado. Y también tienen interés Noemí y Raquel.

Pero luego hay otros concursantes que los ves y piensas ¿son realmente estos lo mejorcito de los 166 que había para escoger? Pues no. Analicemos el panorama:

Desi y Nacho no son muy recordados, y si bien tengo que decir que fue interesante revivir su relación y conocer que aquello quedó como el rosario de la aurora, más allá del video no tiene mucho interés verlos en la convivencia. Porque ellos ya tienen todo solucionado, no se llevan ni mal ni bien y guardan la concordia por su hijo, cada uno siguiendo su vida. No hay más que rascar ni creo que puedan ofrecer un juego muy interesante ya. Sobre todo ella, con lo tranquila que es la chica. Por tanto, más allá del video recordatorio, eran prescindibles.

La edición de Piero y Melania, la novena, la vi poco e intermitentemente, y a ella ni siquiera la recuero. Estos se liaron y tuvieron un romance fuera de la casa que no llegó a buen puerto, pero según lo dicho por ellos quedaron de una forma más o menos amigable. Entonces ¿qué pintan estos dos más bien sosillos dentro? No hay tampoco polémica.

Sigue leyendo