‘Eurovisión 2010. Destino Oslo’: Análisis de la gala y Daniel Diges ganador

En líneas generales he de decir que fue una gala corta, sobria, sin muchos más contenidos que las canciones candidatas y con bastantes fallos de realización.

El ganador resultó ser Daniel Diges, el actor que hacía de Gato en ‘Nada es para siempre’, ¡esto sí que es una buena celebración del 20 aniversario de Antena 3! Su canción, “Algo pequeñito”, a mí me suena muy como la que ganó el año pasado, así que con tal originalidad no creo que ganemos.

Pero volvamos a la gala, que hay mucho que decir.

La gala consistió en las actuaciones de los diez candidatos, un pequeño reportaje de la web de rtve y cómo se ha hecho en ella la preselección, y cuatro actuaciones musicales más. Después las votaciones, actuación del ganador y adiós muy buenas. Un poco soso. Como ya decía, la gala me pareció cortita y simplona, y parecía que más que un espectáculo fuese un puro trámite que tiene que hacer TVE, aunque de antemano estuviese todo ya decidido.

Estaba claro que el favorito de TVE y del jurado era Daniel Diges, y quedó bien claro cuando se deshicieron en halagos hacia él tras su actuación, mucho más que con el resto. Y no quiero acusar, pero se me hace raro que él fuese el más votado por la audiencia cuando no tiene una gran base de fans como puedan tener muchos de los triunfitos.

Sin duda no fue la noche de Anne Igartiburu, que tuvo que salir al paso de varias situaciones incómodas (la de John Cobra y la de Ainhoa) de las que hablaré después. Junto a ella estaba Ainhoa Arbizu en el backstage y un jurado muy poco imparcial y desganado.

Me pareció que faltasen contenidos para amenizar la gala y acompañarla. Y precisamente los adornos que eligieron no fueron los indicaros, pues en una gala con diez actuaciones musicales lo que menos apetece después es ver tres actuaciones más. Y menos si una de ellas es la de un tema tan soso como el de Rosa y otra del perpetrador musical Sergio Dalma. Contra, que a su lado Bustamante parecía la monda. La otra fue la del musical “Chicago” que abrió la noche. Y para colmo llegó Uribarri a montar un discurso de agradecimiento por no se sabe qué tan largo que parecía que era Almodóvar recogiendo un Oscar.

En lugar de esto podrían haber metido otras cosas en la línea del video de la preselección, haber mencionado a otros candidatos que no entraron entre los diez, preguntar a la gente de la calle qué canción les gusta más, o incluso el socorrido video de momentos eurovisivos. No sé, algo.

Nada que decir del plató, colorido y funcional, con escenario y público, y un rincón de saloncito para el jurado.

Lo que sí fue un problema fue la realización, que no acompañó en todas las actuaciones. Y además hubo meteduras de pata con los videos que se quedaban atascados, y ya para colmo, cuando hicieron el video recopilatorio de las actuaciones con los teléfonos se les olvidó meter la de Ainhoa, la cual luego se ha visto bastante cabreada. Y Anne intentando subsanar el error pero no había forma humana de que la muchacha dijese el teléfono, pero mientras ella apelaba al fair play (juego limpio) como quien se acoge a la quinta enmienda.

Y a eso hay que añadir fallos de sonido, como en las canciones de Galisteo y Venus donde la música solapaba las voces.

Otra cosa remarcable de la gala es el público, que estaba compuesto de “eurofans”, que no son fanáticos de la Unión Europea sino de Eurovisión y ha sido un grandísimo error. Estaban histéricos, gritaban, aplaudían cuando no debían e incluso se oyeron insultos. Casi queman el plató cuando pasó lo del no-video de Ainhoa. Yo creo que donde se ponga un público profesional que se tiene controladito, mejor.

Hagamos ahora un repaso de cómo fueron las actuaciones.

Pero antes una anotación. Curiosamente, las actuaciones de los dos que partían como favoritos, Diges y Coral, fueron las últimas. ¿Casualidad? Lo dudo.

Mis favoritas, Venus, abrieron la noche y la verdad es que estuvieron sosillas y me esperaba una puesta en escena más potente. Les faltó una coreografía más compleja y sobretodo más ensayos. Fallaron también los coros que no supieron acentuar los puntos fuertes de la canción. Tampoco acertaron con el look pin-up, que no estaba mal, pero no pegaba con la canción ni con cola, mejor hubiese sido el estilismo negro-cuero de las fotos promocionales. No obstante se defendieron bien, Mimi iba muy de líder, Marta la seguía y Diana estaba bastante perdida. En general bien, pero les faltó sorprender y hacer algo más contundente para conquistar al público. También hay que decir que la realización en esta actuación fue pésima, no las pillaban nunca juntas, no se veía bien el baile, no se lucían.

Lorena y Ainhoa me sorprendieron gratamente, pues si sus baladones me habían aburrido soberanamente al escucharlos en los audios de la preselección, allí defendidos sobre el escenario ganaron bastante. Eso sí, innecesarios los atuendos góspel de los coristas de Lorena, y excesivamente rococó la puesta en escena y vestuario de Ainhoa, que por cierto en una entrevista dijo que quería defender el “menos es más” en la puesta en escena, pues ya lo veo hija.

Pero para vestuario raro y vergonzoso el de Fran Dieli, que estaba mejor en los ensayos que en la gala con esa especie de disfraz de pirata garrapata pop.

Otra canción que me gustó fue la de José Galisteo, más por la canción que por él. El muchacho tiene buena planta pero cantar, lo que se dice cantar, justito. Pero para eso llevaba él a sus coristas que cantaban por él mientras lucía palmito. Pero como ya digo, la canción estaba bien.

Coral brilló con una gran voz, y la verdad es que en principio no me llamaba la atención, pero tras su actuación acabé pensando que si no iban Venus, ella debía de ir a Eurovisión.

Los demás, correctos.

Y Daniel Diges, quien se alzó ganador, defendió muy bien su canción, aunque a mí el tema me resulta ñoño y cansino y él es un chico que me carga bastante, además de que la puesta en escena no me convenció. Eso sí, el jurado estaba que hacía palmas con las orejas y le pelotearon a base de bien.

Mención aparte merece el temita de John Cobra que ha sido un poco surrealista.

Tras acabar una actuación musicalmente cutre, el público empezó a abuchearle (es lo que tiene poner un público de eurofans), y él empezó a decir groserías, insultar al público y a hacer gestos soeces. Podéis ver la secuencia entera aquí

Y mientras él estaba alterado Anne intentaba calmarle diciéndole todo el rato “ya está cariño” mientras le acariciaba la cabeza como a una mascota. Que digo yo que en vez de “cariño” le tenía que haber dicho “corazón”, que es más de ella.

El chaval estaba todo indignado y pedía respeto mientras insultaba al público, y luego el jurado lo ha puesto fino y hasta Anne ha tenido que pedir disculpas por el comportamiento del sujeto, que incluso gritó el nombre del foro de internet que lo votó masivamente en la preselección, y que por cierto no se han gastado un céntimo en mandar sms para que ganase.

En mi opinión, lo que ha pasado es que ciertas personas le han votado a él como friki de turno, pero él no era consciente de que lo votaban por eso, e iba allí con esperanzas de ganar y todo. Y en el lado contrario de la balanza, los eurofans se han tomado la revancha contra aquellos que intentan chafarles la fiesta metiendo frikis en la terna de aspirantes. Y entonces han abucheado al friki, y él no ha sabido encajarlo. Un espectáculo lamentable, la verdad.

En fin, poco más ha dado de sí la gala.

Para mí más que Diges se merecía ganar Coral, que volvió a quedar segunda la pobre (y ya van ¿cuántas?). Su canción me gusta más y ella la bordó en el escenario, pero es que la chica jugó con fuego, pues a su gafe innato añadió el de Enrique Anaut a quien llevó de corista, sí, el único de todo ‘Operación triunfo 2’ que no sacó disco. ¿Volverá a intenarlo?

Yo por mi parte, con Daniel Diges como candidato eurovisivo español pierdo totalmente el interés por el Festival. Eso no quiere decir que no vaya a verlo, que lo veré, pero sin ganas de que gane España.

Anuncios

9 comentarios

  1. Fue una gala aburrida y lo del Cobra se les fue tanto de las manos que supera todo lo demás. “Tranquilo, cariño”, le decía la pobre Igartiburu.

  2. El problema fue que Igartiburu no le cortó a tiempo, no le puso en su sitio y claro, el tío no paraba de decir burradas a cada cual más grande. ¿Alguien se imagina eso mismo con José María Iñigo a cargo de la presentación o con Mercedes Mila? A la primera un toque y a la segunda a la calle. Y como bien dices, el público volvió a estar insoportable, igualito que con Chikilicuatre que no paraban de abuchear e insultar.

  3. Lo del Cobra… sin comentarios. No se los merece. “Algo pequeñito” me gusta, pero también creo que es muy del estilo de la canción ganadora del año pasado, por lo que no le veo muchas posibilidades en el festival. Y eso si Europa ya nos ha perdonado por lo del año pasado.
    Por cierto, todavía tengo marcado en la retina el atuendo de Fran Dieli. ¿Nadie más se dio cuenta de que sus calcetines eran iguales que los de las bailarinas de Bustamante?

  4. Al fin alguien dice las cosas como las siente. Gracias por escribir asi.
    La cancion de Daniel es estupida, ridicula e infantil. Creo que no es apropiada para Eurovision de ningun modo.
    No entiendo a la gente y sus ganas de votar cuando jamas han seguido Eurovision.
    Yo tampoco seguire el festival, lo he visto desde niño, tenia la esperanza de que ganara una cancion que me gustase, sin duda Coral era mi favorita.

    Respecto al publico, a ver cuantos de ellos abuchearian a jonh cobra a la cara… ninguno. Niñatos super ninis que desde el anonimato se creen en libertad de cualquier cosa.

  5. No lo ví pero he leído lo que pasó. ¿es verdad que Anne Igartiburu tenía pinta de echarse a llorar? Es lo que he leído en un periódico.

  6. @Ruth y lo acariciaba mientras cual perrillo, qué bueno!

    @TELEpatético A la Sgt. Milá no le pasa eso jeje el público era un nido de histeria! así se montó la que se montó.

    @Ostebi. Sí, “Algo pequeñito” es un intento de “Fairy tales”. Yo a Dieli intentaba mirarle poco el atuendo jaja ¡y esos pelos!

    @jalus. Gracias. Yo creo que el público no lo hizo bien abucheando, pero John Cobra menos aún. Eso sí, si no le hubiesen abucheado él no tendría hoy su minutito de gloria y habría pasado con más pena que gloria.

    @Teléfila. La verdad es que Igartiburu no sabía que hacer, si esconderse detrás del sofá o echarse a llorar. Primero intentó tranquilizar a Cobra diciéndole “ya está cariño”, pero después se puso a lo sargenta, pero ya era tarde para eso.

  7. Gracias por la aclaración, Álvaro. Seguro que pensó “tierra trágame”.

  8. No me creo que vayan a enviar a este chico y a esta canción a eurovisión, más que nada porque es un tema muy decente.

    Es lo mejor que han mandado al festival desde el año la polca. Que no guste a los que normalmente siguen Eurovisión, pues es buena señal, viendo las calidades de las propuestas que solemos enviar.

    Un tema serio, con una letra correcta y adulta, un acompañamiento musical grandilocuente y en crescendo, y un intérprete que sabe dar matices y con carisma y porte. Vamos, que es la primera vez que no me va a dar vergüenza ajena el representante español.

  9. Pues a mí me parece que es un poco copia de la que ganó el año pasado :P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: