Sobre ‘Las chicas de oro’

Cuando escuché por primera vez que iban a hacer en España un remake de ‘Las chicas de Oro’ me eché las manos a la cabeza. “Se la van a cargar”, pensé. Y es que para mí ‘Las chicas de Oro’ es muy, pero que muy grande. Y no es que tenga mitificada la serie, como esas que recuerdas con cariño pero que si vuelves a ver ahora, con el tamiz de los años, te das cuenta de que no es lo que tú creías. No. Para mí, a día de hoy, ‘Las chicas de oro’ es una de las mejores sitcom que ha parido la historia de la televisión, y curiosamente una serie de ancianas no ha envejecido casi nada con el paso de los años. De hecho, yo la estoy viendo ahora y la disfruto inmensamente.

Por eso me da miedo lo del remake, porque fue tan buena que es muy fácil estropearla o hacerla peor. Pero contradictoriamente, ciertos datos del remake me hacen pensar que igual no está tan mal.

Mi mayor miedo es que se pierda la esencia de la serie. Porque ‘Las chicas de oro’ no era simplemente una serie sobre unas ancianas, fue una revolución porque de repente esta ficción mostraba que hay vida más allá de la jubilación, que la vejez no es sólo esperar a la muerte haciendo ganchillo, sino que aún hay tiempo para ilusionarse, divertirse, para la amistad, para el amor e incluso el sexo. Pero además, ‘Las chicas de oro’ reflexionaba constantemente sobre la muerte, cómo vivir con alegría sabiendo que se está cerca del fin de la existencia, cómo asumir los achaques de la edad con optimismo y cómo tirar hacia delante sin rendirse. ‘Las chicas de oro’ es, en definitiva, un canto a la vida adornado con un humor exquisito.

Por otro lado, han elegido un elenco fantástico de actrices. Es imposible que las patrias nos hagan olvidar las grandiosas interpretaciones de Bea Arthur, Estelle Getty, Rue McClanahan y Betty White, pero tampoco podemos decir que no vayan a estar bien. Y es que Concha Velasco, Carmen Maura, Lola Herrera y Alicia Hermida son grandes actrices curtidas en escenarios y películas y pueden formar un equipo estupendo. Quizás Hermida es la que menos me convence para hacer el papel de Sofía, pero habrá que ver cómo se desenvuelve.

Sigue leyendo