‘Tierra de lobos’, una gran factura y poco más

Anoche se estrenó en Telecinco la serie ‘Tierra de lobos’, su gran apuesta de ficción de la temporada, y a mí me decepcionó bastante.

Por las promos me parecía que iba a ser una serie de gran calidad técnica, pero me daba miedo que la historia parecía un Águila roja conoce a Gavilanes. No me equivocaba.

Hay que reconocerle a la serie que está muy bien rodada, una producción casi cinematográfica, con una fotografía cuidada y unos decorados bastante conseguidos, muchos exteriores, vestuario… Se nota que se ha invertido dinero en crear una serie de una factura más que decente y se ha invertido bien, pero eso es todo lo bueno que podemos contar de la serie. No obstante, también en este respecto percibí algo negativo, y es que por momentos no sabía si la serie estaba ambientada en España o en el salvaje Oeste americano (ese prostíbulo tan de western con las señoritas en cancán).

Y en el lado negativo, tenemos que ‘Tierra de lobos’ nos presenta una historia que hemos visto cientos de veces en otras ficciones. Un par de forajidos que huyen de la justicia por un crimen que no cometieron (tranquilos, no son el Equipo A), que vuelven a la tierra donde se criaron, entrando en conflicto con el cacique de la zona quien, además tiene unas hijas, una de la cuál vivirá una historia de amor con uno de los forajidos, para irritación de su padre. Muy poco original.

Pero a fin de cuentas ya está casi todo escrito, así que esta falta de novedad sería perdonable si, al menos, la serie nos ofreciese una buena dosis de entretenimiento escaso de originalidad. Si el ritmo fuese intrépido y las acciones interesantes podríamos pasar por alto lo tópico de la situación, pero no es el caso.
Sigue leyendo