Americanadas (malas y no tan malas)

Tras yo hablar de ‘Glee’ y decir que en cierto modo es una americanada enorme, Marina del blog El diario de Mr. McGufffin hizo una estupenda entrada reflexionando sobre qué es una americanada.

En mi opinión, el término “americanada” no tiene porqué ser despectivo, aunque muchas veces lo sea, en otras es simplemente descriptivo, como el caso de ‘Glee’. En el contexto que lo usé, fue para exponer mi opinión de que una serie tan centrada en asuntos típicos americanos puede tener menos fácil conectar con el gran público en España, ya que ciertas cosas no le resultan cercanas. Pero esto no tiene siempre que ser así, porque si no sería inexplicable como una serie tan “españolada” como ‘Los Serrano’, con jamones y todo, triunfa en países como Serbia, Rusia, Suecia o Francia.

Marina dice que a la definición de americanada añadiría “exalta hasta límites sonrojantes todos esos valores y situaciones asociados comúnmente a los norteamericanos”. Puede ser, pero no tiene que ser así.

Yo considero americanadas tanto las cosas que son muy típicas de su cultura, como las que reflejan sus valores. Desde cosas más básicas como los barrios residenciales, comer perritos calientes por Manhattan y los taxis amarillos o mamá horneando galletas para servirlas en el porche en vez de comprarlas con lo baratas que están en el Lidl (o “Tu madre no ha podido venir porque está sujetándose el sombrero en el maizal al atardecer” que dirían los Muchachos), hasta los típicos capítulos en que hace su aparición Santa Claus (aka Papá Noel) o los de todos reunidos en torno al pavo de Acción de Gracias, sin olvidar claro a Halloween. Son cosas muy de EE.UU., y por tanto “americanadas”. Pero eso no tiene porqué ser malo o vergonzante si se hace buen uso de ello.

Y como buen uso de ello puedo poner el ejemplo de los grandes capítulos de Acción de Gracias de ‘Friends’, o los inolvidables momentos navideños con el Armadillo Navideño de Ross. Son momentos presentados dentro de un contexto de americanada total sí, pero eso no les quita ápice de grandeza.

Así que como digo, no tiene porqué ser malo lo de la “americanada”. ‘Glee’ tiene muchos elementos característicos del mundillo de los institutos yanquis que puede darle una apariencia de “americanada”, que si las cheerleader y los deportistas que son los guays, que si los pardillos que son losers y todas esas cosas. Pero eso en realidad no me molesta, pero sí pueden cargarme más todos esos tópicos en torno al dichoso “sueño americano”, a las historias de superación y de aunque seas pardillo puedes ser famoso y acabar siendo guay. Y algo de eso apuntaba el final del piloto con el “Don’t stop believing”. Y que conste que ese momento musical me gustó, pero no tanto la carga de valores que trae detrás.


Si resulta que la serie trata el tema desde una visión menos típica, ironizando sobre el tema y burlándose de estos tópicos americanos, probablemente me guste. Como hacen ‘Mujeres Desesperadas’, que a la vez que reflejan la típica vida en los barrios residenciales lo critica, míticas las peleas de Lynette con las supermadres del colegio de los gemelos que organizan la función escolar. O como hacen también en 30 Rock’, que usan mucho los tópicos yanquis para reírse de sí mismos.

Sigue leyendo