“Voces en imágenes”, un homenaje a los actores de doblaje

Hablaba ayer del doblaje de productos audiovisuales a raíz de las necias declaraciones del Ministro Gabilondo, y en ese post dejaron un comentario invitándonos a ver un video en youtube sobre el doblaje. Lo estuve viendo y me gustó tanto que hoy quería compartirlo con todos.

Se trata de un documental titulado “Voces en imágenes”, dirigido y producido por Alfonso S. Suárez, y que rinde homenaje a quienes desempeñan la profesión de actores y actrices de doblaje, descubriéndonos cómo es el oficio a través de las palabras de esas grandes voces.

Me resulta interesante y positivo su visionado porque no sólo descubrimos cómo funciona esta disciplina artística, sino que lanza un mensaje de reconocimiento de este trabajo tan vilipendiado y denostado.

Pero además, ver “Voces en imágenes” es toda una experiencia sensorial. Escuchar voces que hemos oído tantas otras veces pero saliendo de una cara que no reconocemos es extraño, pero más especial aún es escuchar cómo van enumerando las personas a las que doblan y van viniendo a nuestra mente los recuerdos de las voces oídas antes en tantas películas asociándolas a un actor.

Podemos encontrar un resumen del documental en Youtube (dividido en dos videos de 8 y 7 minutos), pero el documental íntegro tiene una duración de 140 minutos y quien esté interesado puede adquirirlo en su web. Y no, no cobro comisión, simplemente me ha gustado mucho.

No os cuento más y os dejo que lo veais:

Sigue leyendo

Bienvenido Mr. Gabilondo: De doblaje y sandeces

Leo estupefacto que Ángel Gabilondo, Ministro de Educación y hermanísimo de Iñaki, ha propuesto abrir un debate sobre eliminar el doblaje de productos audiovisuales.

Una propuesta del todo absurda, inviable y que sólo responde a una necesidad de recordar a la gente que existe y justificar de algún modo el gasto público que se invierte en pagarle su jornal. No veo otra explicación.

Ya sabéis que yo veo las series y películas en versión doblada y así me gusta hacerlo. No voy a entrar hoy, ni quiero hacerlo, en un debate sobre si es mejor la versión original o el doblaje, porque es una discusión que siempre acaba en el mismo punto de empate: que cada uno vea las series/películas de la manera que guste, y deje a los demás hacer lo propio.

Ángel Gabilondo alega que ver películas en versión original favorece al aprendizaje de idiomas. Es cierto. Pero también lo favorece el oír música en otros idiomas, el leer libros en otros idiomas, el ver obras de teatro en otros idiomas…

¿Prohibimos las representaciones de textos de Molière en castellano? ¡Qué se hagan en su idioma original, mon Dieu! ¿Instamos a los grupos españoles a que nos canten en inglés? Si prohibimos doblar al castellano las películas, ¿por qué no prohibimos la traducción de obras literarias también? leer libros en su idioma original también favorece el aprendizaje de idiomas, ¿no? Demencial.

Para mí, el visionado de películas o series no supone un acto de aprendizaje de idiomas, para mí está más relacionado con el disfrute de una disciplina artística, del divertimento, el ocio y el entretenimiento. Las películas o series no son elementos educativos sino obras de arte o espectáculo. Por tanto, quien quiera usarlos como método de aprendizaje de idiomas, estupendo, pero esa no es su misión final.

El estudio y aprendizaje son actos voluntarios y no podemos obligar a la gente a que lo lleves a cabo si no quiere. Existen múltiples vías para acceder a contenidos en versión original subtitulada (no sólo internet), hay salas de cine y las televisiones emiten muchos de sus contenidos extranjeros en versión dual con subtítulos.

Si quiere Gabilondo, que subvencione más salas de cine en versión original, o que obligue por ejemplo a las televisiones a emitir más contenidos en modo dual con subtítulos. Sumar siempre es positivo. Pero eliminar el doblaje, es restar, algo negativo.

¿No sería mejor, señor Ministro, que se encargase de mejorar el sistema educativo, usted que puede y debe hacerlo?

La responsabilidad del aprendizaje está en las escuelas y en las instituciones educativas que lidera el Ministerio de Educación, y no en las industrias del espectáculo, el entretenimiento o el arte.

Y mucho menos la supresión de una forma de expresión (es decir, la traducción de obras audiovisuales y posterior doblaje) podrá considerarse una forma de enriquecimiento de la cultura, sino todo lo contrario.

Las series en VOSE no interesan

Uno de los defectos en el mundo bloguero es creer que un grupo al que se sigue puede considerarse como representación de la población en general. Me refiero al hecho de que por leer una, veinte, cincuenta o doscientas opiniones similares sobre un asunto, no signifique que esa opinión generalizada sea extrapolable al conjunto de la población española.

Y concretamente a los blogueros seriéfilos les suele pasar esto con la versión original. La mayoría de los blogueros prefieren seguir las series en su idioma originario, cosa que respeto mucho, pero no comparto. El quid es que muchos piensan que una serie podría emitirse en España en versión original subtitulada y que la gente la vería, cosa que siempre he pensado que no es así.

Pero yo no disponía de datos precisos de los que valerme para razonar mi pensamiento. Al menos hasta hace dos podcast de Ohhh TV, cuando entrevistaron a Rafael Portela del canal de cable TNT. Se me olvidó comentarlo en su día, pero creo que es muy interesante lo que habló sobre las emisiones en versión original. Aquí os transcribo lo que comentó en Ohhh TV Podcast:

 

Pregunta del Sr. Mirindo: ¿No creéis que, en vez de doblado, subtitulado podría llegar a funcionar? ¿O todavía es complicado en este país?

Respuesta: Esa es una aspiración de los que nos gusta ver el contenido en versión original subtitulada pero hay que reconocer que actualmente es una minoría. Regularmente pido estadísticas de cuanta gente ve los contenidos en VOSE, con la esperanza de que las estadísticas me demuestren que está invirtiéndose un poco la tendencia. Pero las estadísticas me devuelven a la realidad de que somos una minoría (…) .

Nosotros emitimos pegado al estreno americano el mentalista, como tres días después del estreno americano en versión original con subtítulos y la audiencia es testimonial, y dos semanas después lo emitimos doblado y la audiencia es muy buena y es nuestra serie estrella. La realidad nos muestra que todavía somos una minoría (los que ven las series en VOSE).

 

Ya lo veis, por mucha gente que prefiera en internet los contenidos en VOSE, eso no se hace representativo del total de población.

Afortunadamente, a los que nos gusta el doblaje nos queda mucho que colear. Y si para una televisión de cable, cuya audiencia es ya de por sí modesta, no tiene sentido pretender que una televisión en abierto emitiese algún contenido en versión original.

¿Es bueno conocer a los actores de doblaje?

Muchas veces nos preguntamos cómo serán los verdaderos rostros de quienes prestan sus voces a los personajes de nuestras series o películas favoritas. Otras oímos una voz y pensamos que en qué otro personaje la hemos escuchado. Incluso se puso de moda que famosos y famosetes doblasen las películas de animación, como reclamo publicitario.

Pero, ¿es bueno conocer a los actores de doblaje?

Es un tema que me ronda la cabeza desde hace un tiempo pero que hoy, por motivos que ahora comentaré, se me antoja más de actualidad. Os pongo en antecendentes.

La gran catarsis cerebral me sobrevino investigando qué había sido de los actores de ‘Farmacia de guardia’. ¿Qué habría sido del hijo mayor de los Segura-Cano? ¡Anda si es actor de doblaje! No me suena, ¿a quién habrá doblado? Consulto su ficha en eldoblaje.com y de primeras veo que no es voz habitual de nadie, que ha participado en mil y una series pero con personajes episódicos, nada importante ni nada que me haga situarlo.

Pero entonces me encuentro que Miguel Ángel Garzón no es ni más ni menos que la voz de Justin Tolchuck, de ‘Aliens in America’. En ese momento mi cerebro empieza a hacer flasback y flashforwards y a conectar la voz del personaje de la serie americana con la del entrañable macarrilla Kike. ¡Qué cosas!

Pero es que sigo indagando y me encuentro con que también es el Barney de ‘Como conocí a vuestra madre’. Sí, el chico (ya no tan chico) de ‘Farmacia de Guardia’ es quien dice lo de ¿Conoces a Ted?

Me perturba saberlo.

Y de ahí viene el tema. ¿Es mejor no conocer a los actores de doblaje para no romper la magia? ¿supone esto una dificultad a la hora de asociar mentalmente la voz a un cuerpo que no le pertenece?

Pues creo que sí, es mejor mantener su identidad en un oscuro secreto.

La mayoría de las veces no caes en la cuenta, pero otras es harto turbador darte cuenta de que personajes diferentes entre sí comparten voz castellana.

Se me hace raro que la buena de Allison DuBois tenga una conexión con la cansina Carrie Bradshaw, pero más raro aún puede ser que el perro Brian de ‘Padre de Familia’ sea a la vez el fontanero Mike de ‘Mujeres Desesperadas’, o que la maruja más hacendosa, Bree, sea en sus ratos libres la mutante Leela. Sigue leyendo

Los problemas de emitir una serie casi a ritmo de EE.UU.

flashforward

Mucho se está alabando a Cuatro y AXN por comprar ‘FlashForward’ y emitirla con poquísima diferencia con respecto a la emisión original. La serie, que tan solo lleva emitidos dos capítulos en EE.UU. se estrenó ayer en España en AXN y esta noche lo hará en Cuatro.

Hablaba de ello ayer chicadelatele, comentando que ante tal rapidez por parte de la cadena ya no sale casi a cuenta descargarla de internet, y que las cadenas están aprendiendo a causa de las nuevas formas de consumo de estos productos que requieren inmediatez. En los comentarios de su blog casi todo eran alabanzas a Cuatro. Pero yo soy un poco más reticente a esto.

Como espectador no hay duda de que las emisiones tan rápidas con respecto a EE.UU. son buenas. Pero no creo que sea lo mejor para ni para la cadena ni para la buena marcha del producto en nuestro país, por varios motivos. Para AXN no supondrá ningún problema, pero sí para Cuatro que está sujeta a las leyes del mercado y la audiencia.

En primer lugar tengo que aludir a la necesidad. ¿Existe necesidad de estrenar en España una serie como ‘FlashForward’ tan pronto? Creo que no. Puedo entender que las cadenas quieran hacer volver a sus series de éxito cuanto antes, por ejemplo Cuatro con ‘House’, y así veo más normal que tomen estos riesgos. Pero en cambio creo que no hay esa necesidad con los estrenos de EE.UU. El público medio aun no conoce ni ha oído hablar de una serie como ‘FlashForward’, por lo cual no tiene esa necesidad imperiosa de que se estrene en España y verla cuanto antes.

Además, a diferencia del público americano, el público español no está acostumbrado a soportar interminables parones en las series que sigue semanalmente. Así, sería muy normal que una serie estrenada con éxito, vaya perdiendo audiencia a medida que sus apariciones en pantalla son intermitentes. Quizás la mejor solución para esto sea emitir las series con un poco más de retraso y organizarlas en dos bloques, como ya ha hecho Cuatro con ‘House’ o ‘Entre fantasmas’. Un corte a mitad de temporada lo puede resistir la audiencia, pero varios no.

Y otro gran peligro son los posibles vaivenes que la serie pueda tener en EE.UU. aparte de los mencionados parones. Tú puedes poner toda la carne en el asador y conseguir que en España triunfe el producto, pero si en EE.UU. no funciona, se corre el peligro de la cancelación y quedarte con un producto de éxito a medias. El éxito allí no es garantía aquí ni viceversa, y sino no hay más que ver el caso de ‘Life’. Así que es un gran riesgo  apostar por una serie que no sabes si funcionará bien o mal, estar expuesto a la cancelación, a que paren la serie hasta la midseason, etc. Algo parecido le pasó a Cuatro con ‘Dollhouse’, que la compró con los ojos cerrados antes de su estreno creyendo que sería lo más, y tras ver el desastre que ha sido se la ha tenido que comer con patatas y guardarla en un cajón.

Otro factor muy importante es que hay que crear un prime time con varias ofertas, ya que sólo se dispone de un episodio semanal de la serie y son necesarios dos o tres capítulos para llenar una noche. Esto normalmente es visto por los blogueros como algo positivo, una estrategia que las cadenas españolas deberían copiar de las americanas. Pero vistos los resultados de los experimentos, creo que no es buena idea.

En España, la costumbre de los espectadores es apagar la tele y huir hacia la cama una vez que ha concluido la oferta de prime time, independientemente de si esta dura una hora o dos. Si acaba antes, se duerme más. Siempre se producirá una importante fuga de espectadores tras la primera oferta de prime time.

Ello provoca noches muy irregulares, donde un producto puede conseguir ser un éxito y el siguiente hacer que el público se vaya. Ejemplo de ello ha sido este verano Antena 3, donde ‘Arena Mix’ lograba magníficos datos y después ‘Pánico en el plató’ veía caer la audiencia considerablemente. Esto, mal que duela, no pasa cuando tienes una serie o programa que dura hora y media, o varios capítulos de la misma serie, que sí mantienen índices similares entre sí.

TVE también ha probado esta estrategia de prime time partido en varias ocasiones, cuando se emitía ‘Pelotas’, tras la serie estrenaron ‘Españoles en el mundo’ y la gente no se quedaba a verlo, también está el ejemplo de los miércoles con ‘Comando actualidad’ consiguiendo buenos registros seguido de ’59 segundo’ en el que la gente desconecta y la audiencia cae, al igual que le pasa a ‘Sacalalengua’ tras ‘Españoles en el mundo’.

Y hay que añadir el hándicap de que si tienes prime times compartidos hay que promocionar más productos. Es más difícil despertar el interés del público para un capítulo de dos series distintas que para dos episodios de la misma serie. Y además queda menos clara la oferta.

Por último están las posibles dificultades técnicas. Como mencionaba Sart en los comentarios de Chicadelatele, esta rapidez supone una aceleración en el proceso de traducción y doblaje que puede perjudicar al producto. Aun así pienso que esto es una dificultad salvable más o menos fácilmente, aumentando el número de personas que trabajen en el proyecto, o llegando a acuerdos, como apunta Susana, para disponer de los capítulos antes de ser emitidos en EE.UU. y así trabajar con ellos.

Sí, es muy bonito que las series se estrenen pronto en nuestro país, pero si ello va a dificultar su éxito y mermar las posibilidades de que continúe en pantalla, me parece que no sale a cuenta.