¿Porqué no ha cuajado ‘Estas no son las noticias’?

estasnosonlasnoticiasLlevaba bastante tiempo queriendo hablar de ‘Estas no son las noticias’, y qué mejor razón para hacerlo que ahora que salta la noticia de su inminente cancelación en las tardes de Cuatro. El programa no ha dado un buen rendimiento en su franja y, por el momento, se retirará mientras se busca dónde reubicarlo.

En esta entrada analizaré las claves que le han podido llevar al fracaso, así como posibles soluciones para el futuro del programa.

La historia de ‘Estas no son las noticias’ comienza, como muchas otras, cuando un programador de Cuatro decide saltarse la regla de oro: “si un programa funciona, ¡no lo toques!”.

Cuatro tenía en sus late nights ‘Noche Hache’, un programa al más puro estilo de los late night shows americanos presentado por Eva Hache, a la cual acompañaban un grupo genial de colaboradores formado por Quequé, Marta Nevot, Ricardo Castella, Julián López, Javier Coronas y Fernando Gil. A mí personalmente el único que no me gustaba era este último. El programa obtenía noche tras noche medias entre el 10 y el 12% de share, muy por encima de la cadena.

El quid de la cuestión está en que Cuatro vio que las series también conseguían buenos números en el late night. Así que como tenía un gran arsenal de series (y de reposiciones) que podrían cubrir la franja, pensaron que quizás ‘Noche Hache’ podría cubrir otra franja más necesitada.

Por aquel entonces (y también ahora), las tardes de Cuatro eran el gran quebradero de cabeza de la cadena, por tanto, ese sería el próximo destino de ‘Noche Hache’, que por razones obvias debería cambiar de título. Además, necesitaba una adaptación del formato a la nueva franja, ya que ‘Noche Hache’ era un programa muy de late night en toda su estructura, que en su segunda parte se formaba por una entrevista de tono sosegado que no tendría cabida por la tarde.

Así, el programa echó el cierre, llenándose las noches de series y reposiciones. Esta franja también se resintió, pues sin ‘Noche Hache’ como punto de inflexión, las noches de Cuatro se convirtieron en un pase de cantidades ingentes de episodios de varias series.

Sigue leyendo