Análisis: ‘La tribu’. Una nueva versión de ‘Crónicas marcianas’

latribu

El nuevo programa de Sardá se presentó con mucha promoción pero poca información sobre cómo sería. Ahora, tras su primera emisión, ya podemos hablar de él con conocimiento de causa.

Una de las incógnitas era si sería una especie de ‘Crónicas marcianas’. Mi respuesta es: sí.

Pero a parte de esta afirmación, analizaré el programa más detenidamente.

He de decir que ver ‘La tribu’ hace que tu memoria te transporte a la época en que Sardá conducía ‘Crónicas marcianas’ por infinitos motivos. Parece que Telecinco pensó que rescatar este “clásico” de la televisión era la panacea para salvarse de la crisis que le acucia, y no ha sido así.

Sardá volvió jugando exactamente las mismas cartas que jugaba en el pasado. Parece que se les ha olvidado que esa misma fórmula ya vivió síntomas de desgaste y se le fue dando de lado en favor de un emergente ‘Buenafuente’.

El programa es supuestamente un show con entrevistas, pero más que sacar partido a los invitados busca el lucimiento televisivo de sus presentadores. Y digo esto porque a ninguno de los entrevistados invitados se le sacó partido en la entrevista, hablando de paridas o simplemente de nada. A la única que se le intuyó un principio de entrevista fue a la ex ministra, Magdalena Álvarez, pero cuando la cosa se puso un pelín seria cambiaron de tercio y la hicieron lanzar una pelota a canasta (¿para qué?) en un juego que me pareció una mala copia de los que hacen en ‘El hormiguero’.

En cuanto a los colaboradores, tampoco dieron la talla.

La mejor fue sin duda Mercedes Milá, que demostró ser un monstruo televisivo que domina un plató a la perfección, aunque también es verdad que no supo mantenerse en el segundo plano que supone ser colaborador, robándole el protagonismo a Sardá cada vez que aparecía en escena. Además, el supuesto papel de portavoz de los internautas no resultó creíble, fue más una escusa para que entrara y saliera a preguntar lo que le diera la gana.

Por su parte, Boris dejó su faceta glamourosa al no tener a su lado a la glamourosísima Ana García Siñeríz, y volvió a las andadas, retomando su papel histriónico de CM, con gritos incluídos.

Sigue leyendo

‘La tribu’ ¿será un ‘Crónicas marcianas’ semanal?

latribu

El regreso de Javier Sardá a la televisión es ya inminente.

Primero se especuló con su vuelta al late night diario, luego el confirmó que no tenía ganas de un ritmo tan frenético y que se quedaba con una periodicidad semanal, supuestamente en el late night. Pero ahora se confirma que Sardá volverá para salvar a Telecinco en pleno prime time.

Su nuevo programa llevará por título ‘La tribu’, y llegará a nuestras casas después de Semana Santa, los viernes a las 21:15.

Javier Sardá estará acompañado de Mercedes Milá, Carlos Latre y Boris Izaguirre, un elenco que nos hace pensar que su nuevo programa podría parecerse bastante al desaparecido ‘Cronicas Marcianas’.

Esta impresión puede estar respaldada con la descripción que han hecho del programa en la rueda de prensa:

La Tribu’ será será una mezcla de debate, entrevistas, tertulia, magacín y talk show, con “un cierto gusto” por la actualidad y la última hora de Internet.

También colaborarán Santiago Segura, “El Sevilla” de Mojinos Escocíos y Colate Vallejo-Nájera, marido de Paulina Rubio.

¿Será este el revulsivo que necesita Telecinco? Puede que sí, aunque desde luego deja de lado esa intención que tenía la cadena de cambiar de imagen.

Profesionales opinan sobre la polémica broma de Wyoming y la becaria

 

Ayer lunes, ‘El Intermedio’ obtuvo su máximo histórico de audiencia, consiguiendo un share medio del 8,3% y 1.675.000 espectadores. Es más, desde que salió el video, su audiencia ha estado por encima de sus datos habituales. Durante el programa se escenificó un juicio ficticio al Gran Wyoming a consecuencia de la polvareda levantada por la broma del video de la becaria.

Durante este tiempo, no sólo se ha hablado del video en sí, sino que muchos periodistas han criticado al presentador por perjudicar al oficio. Es el caso del Presidente de la Asociación de Prensa de Madrid (APM), Fernando González Urbaneja:

“Los periodistas tienen que medir las consecuencias de lo que hacen. Wyoming será un ‘show-man’ pero la gente percibe que toda la televisión está hecha por periodistas.
Este episodio revela un enorme desprecio y una enorme ignorancia de las reglas de este oficio (tanto por la parte de El Intermedio como por la de Intereconomía) […] Por eso digo que está mal. Mal por los que ponen trampas (El Intermedio) y mal por los que pican sin verificar (Intereconomía).”

Por su parte, en unas declaraciones Wyoming se amapara en que él no es periodista sino showman:

“No soy periodista en ningún caso. Periodista es un oficio, es una profesión. Yo trabajo en un programa de entretenimiento”.

Además, Wyoming anota:

“esto no es un absoluto un desprestigio de la profesión, la profesión está desprestigiada desde la Teoría de la conspiración. Me gustaría saber qué piensa la Asociación de la Prensa de ella. Eso sí que es serio, no esto”.

Lo cual, en mi opinión, no es más que echar balones fuera con la típica excusa demagoga de “yo sí, pero los otros peor”. Como cuando la Zaldívar decía que porqué tenía que ir a la cárcel si no era etarra ni había matado a nadie…

Por todo esto, se realizó un juicio en tono de humor en el programa. En él, se emitió un video (que podeis ver al inicio de la entrada) en el que varios profesionales del periodismo y la comunicación daban sus opiniones sobre el tema. Los preguntados fueron Luis del Olmo, Monserrat Domínguez, Javier Sardá, Juan Ramón Lucas y Susanna Griso.

Yo me adscribo a la opinión de Luis del Olmo.