‘Más allá de la vida’ están el aburrimiento y la pantomima

Más allá de la vida

Vaya por delante que yo no creo en el más allá, ni en videntes, ni espíritus, ni cosas así. Y en el terreno de médiums creo en Melinda Gordon y en Allison DuBois pero como una licencia creativa para con sus respectivas series, pero dejando esa creencia en la ficción y nunca extrapolándola a la vida real.

Yo no creo en estas cosas, pero no obstante, no quiero basar mi análisis del programa en si es o no un fraude lo que hace Anne Germain, la vidente del programa de Telecinco, sino que intentaré centrarme más en el aspecto televisivo.

Y es que el problema de ‘Más allá de la vida’ no es sólo su credibilidad dudosa, sino que además es aburrido como él solito. Vamos, que dudo que ni siquiera entretuviese a los más crédulos y receptivos con estas cosas del más allá. Eso sí, el share me quita la razón porque el programa superó el 20%, aunque también digo yo que habrá que ver si esa cifra se repite o fue fruto de la curiosidad que despertaba en los espectadores ver cómo Telecinco cruzaba una línea más en lo que muchos llaman la telebasura o tele del morbo.

Es innegable que el programa contaba con un plantel de invitados de lujo, Carmen Martínez Bordiú, alias la nietísima, Antonio Gala y un Moranco, además de Ramona Maneiro, la mujer que ayudó a morir a Ramón Sampedro, protagonista del mediático caso de petición de eutanasia.

Rostros muy reconocibles con posibles conexiones con el más allá muy jugosas, a las que no se sacó el más mínimo provecho televisivo.

Vuelvo a decir, que yo no creo que esa señora contacte con ningún difunto, pero si así lo fuese, las conexiones que hizo fueron la mar de aburridas. Pillé el programa empezado, por lo que vi tres casos, Jorge Cadaval (Moranco), Ramona y Gala.

En los tres casos la médium dio datos difusos y muy generales, que podrían aplicarse a cualquier persona, porque mire usted, todo el mundo ha tenido padre o madre y muy probablemente te mande besos desde el más allá y esté orgulloso de ti, que para algo te parieron. El caso de Cadaval no tuvo mucha chicha, y se limitó a eso, a decirle lo orgulloso que estaba. Poco interesante.

Pero llegamos al caso de Ramona Maneiro y Ramón Sampedro y esto ya clama al cielo. Estás hablando “en exclusiva” con una persona que se hizo famosa precisamente por querer morirse, y tienes en plató a la persona que le ayudó a morir, ¿y sólo dices cosas como que “es un hombre con mucho sentido del humor”? ¡Venga ya! Un caso tan mediático y polémico que dio la vuelta al mundo y sirvió para inspirar una película ganadora de Oscar, ¿y se desaprovecha así? ¿ventilándolo en unos minutos de conversación insulsa? ¡Si ni siquiera dijo si se arrepentía o no de su decisión!

En fin, que el programa fue un fiasco, no ya sólo porque a la médium se le veía el plumero de que los datos que daba de los famosos muertos los conocemos todos o se encuentran fácilmente en un tecleo de Google, sino por el propio aburrimiento que ofrecía incluso si te prestabas a creerte semejante pantomima.

Menos mal que estuvo ahí Antonio Gala, inteligentísimo como siempre, poniendo en duda la moto que esta señora intentaba venderle. Ella diciéndolo que su madre le mandaba besos y el diciendo que dudaba que eso fuese así porque no tenía buena relación con su madre. La verdad es que no tiene necesidad Gala de meterse en estas cosas, pero estuvo bien tenerlo ahí para poner algo de sensatez al asunto.

‘Las joyas de la corona’ brillan muy poco

‘Las joyas de la corona’ es el último reality de Telecinco, una propuesta veraniega que de tener gran éxito podría pasar a ser un programa recurrente en la cadena como lo son ‘OT’ o el eterno ‘Gran hermano’. Pero no, eso no pasará. Y es que ‘Las joyas de la corona’ no da para mucho.

Admito que un ratito me resultó entretenido, pero un rato y ya. Pasa como con ‘Curso del 63’, que es gracioso ver un poco a semejantes especímenes de chonis haciendo el absurdo en televisión, pero de ahí a seguir sus andanzas televisivas semana a semana va un trecho.

Y ya que hablamos de ‘Curso del 63’, las comparaciones no pueden ser más que evidentes, porque el programa de Telecinco es prácticamente igual que el de Antena 3, salvo que cambia el envoltorio. Aquí en lugar de ir todos disfrazados de escuela de antaño, se engalanan en un falso glamour que roza los límites de la horterada. Pero en esencia tiene el mismo propósito, exponer en televisión la ignorancia y falta de modales de un grupo de chavales, y hacer de ellos “gente de bien”, en este caso poniendo el matiz en convertirles en gente fina y distinguida. Aquí rechina algo más el propósito, porque si bien en ‘Curso del 63’ se proponía un cambio en pro de la educación, aquí simplemente quieren transformar a unos chavales en algo que no son, porque díganme si cuando vuelvan al barrio y se reúnan con sus congéneres van a poner en práctica algo de lo aprendido.

No obstante, que los chicos aprendan o no es lo de menos, lo que importa aquí, como siempre, es el espectáculo televisivo que puedan ofrecer, y aquí el programa no está a la altura.

Seguir leyendo

‘Gran hermano’: 24 horas, censuras y reservas

Vaya lío se ha montado esta semana en la casa de Guadalix con la bronca de Bea hacia Melania y la posterior expulsión de la Legionaria.

Pero yo de lo que quiero hablar es de otra cosa, no de lo que pasa en la casa en sí, sino de cómo utilizan las imágenes y juegan con los espectadores.

Resulta que la monumental bronca tuvo lugar la noche del jueves al viernes, pero en esos momentos no pudo verse nada mediante el canal 24 horas, ya que se censuró y enfocaron todo el tiempo al jacuzzi, aunque eso sí, emitían el audio de la polémica. Aquí tenéis un video de muestra.

El viernes en el resumen de laSiete contaron todo lo previo a la pelea, pero cuando llegaba lo gordo, lo que aludía a los comportamientos por los cuales la Legionaria había sido expulsada, ponen un cebo con parte de esas imágenes que dice que se verá en el debate del domingo.

¿No es un poco tomadura de pelo como marean a los espectadores?

Desde el jueves noche Bea está expulsada y hasta el domingo no se emite el porqué. Entiendo que quieran reservar los contenidos más fuertes para un programa que recibe más audiencia, y además así crean expectación, vale. Pero no es de recibo que haya gente que paga por tener el canal 24 horas de Gran Hermano y no se les deje ver lo que pasa en la casa.

Por mucho que quieran guardarse los contenidos mejores, si ofreces un canal 24 horas no puedes, cuando llegue un momento de interés para los espectadores, enfocar a un jacuzzi y hacerte el sueco. Eso es una falta de respeto hacia los espectadores del canal 24 horas, y además, una censura de los contenidos.

Y por otro lado, lo que me parece de traca, es la mentira cochina que nos quiso contar Jordi González en el debate. Si vemos las imágenes (o mejor dicho oímos el audio), nos damos cuenta de que la actitud de Bea se debe en gran parte a los efectos del alcohol. Como vimos, estuvieron toda la noche de fiesta, bebiendo como cosacos, y acabando con la típica llorera/agresividad/bajón de una cogorza de padre y muy señor mío. Pues bien, cuando un colaborador sugirió que la pelea pudo venir por los efectos del alcohol, el señor González tuvo la cara dura de decir que no, que esa noche habían bebido sólo «una botella de vodka para once personas y un chupito», já.

No sé si esto se debe a que no quieren formentar el consumo de alcohol entre los espectadores (claaaaro), o más bien que no quieren admitir que les dan barra libre para que así desaten las fieras que llevan dentro y monten pollos de este calibre. Y claro, a veces las cosas se salen de madre. Pero que no tengan la jeta de decir que no bebieron, ¡que no somos ciegos!

Y para quien no se haya enterado aún qué ha pasado con Bea, porque ha sido difícil enterarse, os lo cuentro brevemente:

Melania le dijo educadamente que no hablase tanto de su hijo y después le hizo un desplante. Bea se lo tomó mal, y cuanto más la calentaban algunos compañeros (Ainhoa y Nicky principalmente) y más se calentaba ella (alcohol mediante), más se iba encendiendo hasta montar en cólera contra una Melania que estaba ya acostada en su cuarto.

Seguir leyendo

‘La noria’ dedica un especial a Cyril Jaquet y otros parricidas

lanoriacyril

Parece ser que Telecinco también quiere sacar tajada de la polémica surgida en torno a Cyril Jaquet, el concursante de ‘La vuelta al mundo en directo’, que resultó haber matado a sus padres cuando tenía 15 años.

Y qué mejor forma de hacerlo que con un especial de ‘La Noria’ dedicado a los menores parricidas en general, y a Cyril Jaquet en particular. Como los viernes no hay gran cosa que emitir, pues el de esta seman se dedica al tema, que puede ser muy jugoso. 

Ya están anunciando el especial, y en las promos podemos ver un adelanto de lo morboso que será el asunto, puesto que aparecen imagenes del cortejo fúnebre del día entierro de los padres de Cyril, y de lo sonriente que estaba el chaval en el mismo.

La gran duda que queda es ¿se subirá Cyril (previo pago, claro) a ‘La Noria’, o será cierto que se ha alejado de los medios? ¿Será el nuevo Violeta Santander del programa de Jordi González?

Aunque en el video emitido en ‘La vuelta al mundo’ parecía que esto es lo más lejano que pudiera pasar, a mí no me parece tan descabellado. Cyril debía saber perfectamente que esto podía salir a la luz, así que quizás de aparecer en el reality era dar el salto a la fama.

Por otro lado, la periodista Carmen Aniorte entrevistó para el periódico ABC a Óscar Martínez, quien declaró lo siguiente sobre el asunto:

 «Si hubiésemos querido morbo este chico se habría quedado.»

Parece que a esto le queda cuerda para rato…

La entrevista a Julián Muñoz interesa un 20,7%.

cachuli

Llevamos semanas oyendo hablar de la entrevista. Si se haría o sino, quién la haría, dónde y sobre todo, cuánto se embolsaría el susodicho.

Finalmente, Telecinco hizo la entrevista, y no creo que sorprenda a nadie. Si Cachuli y la tonadillera siguen juntos es algo que no puedo decir, ya que no vi la entrevista del especial de ‘La Noria’. Pero sí he leído por ahí, que nada más comenzar la entrevista, Julián Muñoz explicó que había cobrado 350.000 euros por ella, y que lo pondría a disposición judicial.

Pero ciñámonos a lo televisivo del asunto, que se resume en una cifra: 20,7%.

El dato es bueno, y más teniendo en cuenta que los viernes son el peor prime time de la cadena. Pero más bueno es aún, teniendo en cuenta que la pseudo-entrevista al mismo personaje la semana interior hizo un pésimo 13%.

Si compensa en términos económicos a la cadena pagar esa cantidad no lo sabemos. Seguramente sí.

Pero quizás, no le compense tanto la mala imagen que le ha generado todo el revuelo de la entrevista. Telecinco ha ahondado en su perfil de líder de la telebasura, y eso pese al 20,7%, puede no ser tan bueno.

Sin duda, a corto plazo, los peores parados fueron ‘¿Dónde estás corazón?’, que pasó de liderar a quedarse en un triste 13,3%. Ana Rosa debe estar que trina al ver como su poco querido Jordi González le hunde la noche al programa de su productora.