Zapping de noticias de Septiembre

Unos días he estado de vacaciones, aunque haya dejado entradas programadas en el blog, y al volver me he encontrado con un montón de información televisiva digna de mención. Y es que claro, estamos en el inicio de la temporada televisiva, época agitada de noticias, presentaciones y estrenos. Así que esta será una entrada a lo zapping, ¡haya vamos!

Lo de Cuatro y ‘La isla de los nominados’ ha sido tropezar dos veces la misma piedra. Mismo horario, mismo Arturo Vals, mismo fracaso. La serie que Luis Guridi, director de ‘Camera café’, planteó para Cuatro comenzó su periplo este verano sustituyendo en horario a ‘El hormiguero’. Sus datos no eran ni malos ni buenos, y se mantuvo entre el 5% y el 6% normalmente por lo que la cadena decidió darle oportunidad en temporada alta, pero claro, con el problema de que su horario tenía dueño y se llama Pablo Motos. ¿En qué horario poner entonces la tira cómica? Pues al igual que hicieron con ‘Vaya tropa’, en ese extraño sándwich entre el informativo y ‘El hormiguero’, creando una especie de access prime time doble. Las cifras catastróficas con doses y treses por ciento han hecho fulminante su cancelación.

Cuando Karlos Arguiñano fichó por Antena 3 me preguntaba yo dónde lo colocarían en la parrilla, ya que las mañanas de la cadena andan bastante fuertes. La solución ha sido ya revelada, y el cocinero chistoso será colocado por la tarde. Un movimiento sin duda arriesgado, porque los programas de cocina parecen patrimonio de las mañanas y está por ver si Arguiñano atraerá a su público a esta nueva ubicación. Pero además es arriesgado porque supone mover ‘El diario’, el programa más exitoso de la tarde de la cadena, pero que ahora no atraviesa su mejor momento, y ese cambio podría ser la puntilla que lo remate. Arguiñano irá antes del telediario con un programa de 40 minutos de duración, compitiendo con ‘Pasapalabra’. Esto supone que el talk show de Sandra Daviú competirá con un buen tramo de ‘Sálvame’ a media tarde. No sé si funcionará pero yo no lo veo…

Lo que no aclaran es qué pasará con ‘3D’, si lo adelantarán en sustitución del cine o si reducirán su duración, un programa que lleva un tiempo en caída libre. Pero más miedo da lo que planean hacer. Si ‘Sálvame’ dio el salto del diario al deluxe de los viernes, en Antena 3 han pensado que ellos pueden hacer el movimiento inverso, hacer una versión de su ‘DEC’ para diario. A mí me da que no funcionará porque ‘DEC’ no está ahora en su momento más fuerte y porque el ‘Informe DEC’, ese duplicado que ronda el late night del lunes en la cadena, tampoco funciona demasiado bien. Pero al parecer, la cadena no quiere arriesgarse del todo, y lo que harán es plantearlo como una serie de especiales de sobremesa dedicados al caso Malaya, que si funcionasen podrían reconvertir el formato en un programa común.

Sigue leyendo

‘Las joyas de la corona’ brillan muy poco

‘Las joyas de la corona’ es el último reality de Telecinco, una propuesta veraniega que de tener gran éxito podría pasar a ser un programa recurrente en la cadena como lo son ‘OT’ o el eterno ‘Gran hermano’. Pero no, eso no pasará. Y es que ‘Las joyas de la corona’ no da para mucho.

Admito que un ratito me resultó entretenido, pero un rato y ya. Pasa como con ‘Curso del 63’, que es gracioso ver un poco a semejantes especímenes de chonis haciendo el absurdo en televisión, pero de ahí a seguir sus andanzas televisivas semana a semana va un trecho.

Y ya que hablamos de ‘Curso del 63’, las comparaciones no pueden ser más que evidentes, porque el programa de Telecinco es prácticamente igual que el de Antena 3, salvo que cambia el envoltorio. Aquí en lugar de ir todos disfrazados de escuela de antaño, se engalanan en un falso glamour que roza los límites de la horterada. Pero en esencia tiene el mismo propósito, exponer en televisión la ignorancia y falta de modales de un grupo de chavales, y hacer de ellos “gente de bien”, en este caso poniendo el matiz en convertirles en gente fina y distinguida. Aquí rechina algo más el propósito, porque si bien en ‘Curso del 63’ se proponía un cambio en pro de la educación, aquí simplemente quieren transformar a unos chavales en algo que no son, porque díganme si cuando vuelvan al barrio y se reúnan con sus congéneres van a poner en práctica algo de lo aprendido.

No obstante, que los chicos aprendan o no es lo de menos, lo que importa aquí, como siempre, es el espectáculo televisivo que puedan ofrecer, y aquí el programa no está a la altura.

Sigue leyendo