‘Lo que diga la rubia’, el no-magacín de Luján

Mucho tiempo venimos dándole vueltas al tema del nuevo magacín de tarde de Cuatro que presentará Luján Argüelles. Y la información nos llega con cuentagotas. Primero supimos que contará con Santi Rodríguez y Eugeni Alemany como colaboradores, y ahora nos llega esta fantástica promo, como dirían las bytheway, una promo pirulacha.

Ya sabéis que yo soy muy fan de Luján Argüelles, la adoro, y encima que la promo está chula con la ciudad esa hecha por ordenador, ella está graciosa y guapa a rabiar con ese vestido.

Pero más allá de eso, la promo nos deja dos informaciones, una es el título del programa, ‘Lo que diga la rubia’, y la otra es toda una declaración de intenciones que hace al final la voz en off de Cuatro:

«Luján Argüelles se inventa un programa de tarde que no es un magacín«

Entonces, ¿qué es? ¿es un pájaro, es un avión? No, es Luján en estado puro. Al menos eso espero. Veremos a ver qué sale de todo esto, pero yo ya tengo ganas.

El magacín de Cuatro llega a destiempo

Dentro de no mucho tiempo las tardes de Cuatro serán renovadas casi por completo. Y es que ‘Fama: a bailar’, el reality con el que la cadena llena horas y horas de sus tardes, está próximo a su fin.

Y para cubrir su hueco van a lanzar un magacín de tarde, en el que será su tercer intento en el género. La encargada para la labor de conducción no es otra que Luján Argüelles, todo un acierto.

Desde mi punto de vista, el gran fallo de Cuatro con su magacín es lanzarlo ahora y no antes. El momento idóneo hubiese sido en plena vida de ‘Fama’, y también de ‘Pekín Express’ o ‘Granjero busca esposa’.

Los magacines de tarde son fantásticos para eso que llaman la retroalimentación de contenidos. Es decir, por un lado se rellenan minutos de tarde con recortes de programas de la casa, y a la vez esos programas están siendo promocionados y se está creando expectación sobre ellos.

El magacín de Cuatro debió llegar en lugar de ‘Fama: el chat’. Porque ‘Fama: el chat’ es un tipo de programa de relleno que sólo pueda restar espectadores respecto a los del programa principal y no sumar nuevos. En cambio, si hubiesen colocado un magacín variado, aunque tuviese muchos elementos de ‘Fama: el chat’, además de ‘Fama’ podrían haber comentado las novedades de otros programas, sobre todo realities, es decir, atraer a otros públicos. Y es que hace unas semanas Cuatro tenía en cartel sus tres grandes.

Desde hace mucho tiempo, en la cadena se echa en falta un lugar para estos menesteres, un saloncito de rigor, en el que se comentasen los lunes los episodios de ‘Pekín Express’, las vivencias de Samantha Villar, o que cada jueves se marujease sobre los nuevos amoríos de los granjeros. Y es que Cuatro no tiene un programa de esos que tan bien se le dan a Telecinco en los que se practica retroalimentación. Un lugar donde llevar a los pekineses, bailarines y demás expulsados, para comentar la jugada, porque eso no va mucho con ‘El homiguero’, que aunque a veces han llevado algún concursante de ‘Pekín Express’, allí es algo más ocasional que común y no pega demasiado ver a la madre y la hija tirándose trastos a la cabeza con los policías con las hormigas de por medio.

Yo me alegro por Luján pero casi que me gustaría que no se embarcase en este proyecto, porque Cuatro ya ha demostrado su incompetencia a la hora de hacer un magacín solvente. Así que Argüelles podría quedarse compuesta y sin ‘Password’, y no sería la primera que deja un puesto mediano por intentar prosperar y acaba en su casa sentada en una silla. Como aquella que dejó su diario para emprender nuevos proyectos, o como seguramente le pasará a otra que se ha mudado a la competencia recientemente.

Y luego tenemos el tema de cómo será el programa, el tono y los contenidos. Aún no se sabe nada, pero han dicho que uno de los colaboradores será Santi Rodríguez. Entre eso y el espíritu de Luján me hace pensar que puede salir algo fresco, divertido y juvenil. Ojalá. Porque por otro lado, me da miedo que la productora encargada sea Plural, quién producía antes ‘Tal cual lo contamos’, hasta que se lo quitaron. Supuestamente combinará «el espíritu de ‘Channel Nº4’ con el de ‘El Hormiguero'». Estas sinopsis son tan marcianas…

Yo espero que el programa mejore los dos magacines anteriores que tenían un grave problema de concepto.

‘Channel Nº4’ no estaba del todo mal, pero era un no quiero ser una cosa pero la acabo siendo. Intentaban huir del típico magacín de tarde, de los contenidos rosa, pero al final, hay ciertas cosas que son inevitables del género. Apelando hasta el hastío al glamour, la pijísima Ana García Siñeriz y un Boris Izaguirre más contenido que en ‘Crónicas Marcianas’ aguantaron el tipo bastante tiempo. Pero el programa acababa siendo un medias tintas que no concordaba ni con el público joven que la cadena buscaba, ni con el público amas de casa propio del género.

Y luego vino ‘Visto y oído’, presentado por la correcta pero sosilla Raquel Sánchez Silva y Joaquín Prats Jr., que luego tuvo mejor suerte con Ana Rosa, pero que a mí no me convence. ‘Visto y oído’ pretendía ser un programa riguroso, cuasi informativo, algo así como un ‘Está pasando’ serio o un estilo a ‘España directo’. Nuevamente estos contenidos no casaban bien ni con la programación ni con el público de la cadena, y los espectadores que gustaban de esos contenidos ya tenían ofertas más sólidas que ver.

Volviendo a las nuevas tardes de Cuatro, al ocuparse del magacín Luján será sustituida como conductora de ‘Password’ por Ana Milán (Olimpia en ‘Física o química’). La verdad es que me imagino a la actriz llevando el programa y el resultado podría ser positivo, sobre todo si mantiene un ese puntito de mala baba que suelen tener sus personajes, aunque claro, más distendida, que para eso es el mundo real. Ana Milán, la actriz y no el personaje, es muy simpática, sabe reaccionar con agilidad y tiene muy buena presencia.

Por último, las tardes de la cadena se completarán con ‘Valientes’, otra telenovela adaptación de una sudamericana. . La serie está ya en avanzado proceso de grabación, así que podría llegar pronto a la cadena. Contará entre otros con Julián Gil, Michel Gurfi o Belinda Washington. Se ve que en Cuatro no tuvieron escarmiento suficiente con ‘Los exitosos Pells’. Eso sí que es ser valientes.

Telecinco planea un magacín matinal para el fin de semana

luciariaño

Según se rumorea, Telecinco tiene entre manos un proyecto que podría ser un éxito. Se trata de un magacín matinal para el fin de semana.

La audiencia de los fines de semana de Telecinco va cada vez peor, y su contenedor infantil, ‘Boing’, consigue datos ridículos que muchas veces se queda por debajo del 1% en alguno de sus espacios.

Así, la cadena planea, según dicen en vertele.com, un revulsivo en forma de magacín, un programa de corte similar a ‘El programa de Ana Rosa’ que ya triunfa en los días laborables. Según el portal televisivo, la conducción de dicho programa podría recaer en Lucía Riaño, quien sustituyó en verano a Ana Rosa con buen resultado, y a quien se encargó la versión extra de ‘Mujeres y hombres y viceversa’ del fin de semana, ya cancelado. La productora se dice que será Mandarina, que ya se ocupó durante bastante tiempo del magacín ‘Está Pasando’, con Riaño al frente además.

Creo que un programa así puede ser un éxito porque con el panorama tan fragmentado que tenemos, donde hay muchos canales especializados en público infantil, no tiene sentido que los generalistas entre a luchar por ese lecho de audiencia.

Como llevamos viendo durante bastante tiempo, el público infantil está muy dividido, y ya no sólo acude a los canales grandes sino también a los específicos de TDT, en especial Disney Channel y Clan. Sin ir más lejos, este verano ni ‘Megatrix’ en Antena 3 ni ‘Los lunnis’ de TVE1 han conseguido buenas audiencias.

No hay más que ver los resultados de las mañanas de este fin de semana de las cadenas generalistas que tienen programación infantil (aquí sábado y domingo). A Antena 3 le cuesta llegar al 10%, TVE1 se queda bastante por debajo y Telecinco ni siquiera llega al 5% de share. Casi les va mejor a Cuatro y laSexta con una programación más variada basada en documentales y ficción extranjera.

Así, un espacio que no se dedique al público infantil, como sería un magacín, y que busque acaparar otros targets, puede atraer al público adulto que esté viendo la televisión a esas horas, el cual está muy olvidado en esa franja.