Más que bailar con las estrellas

Hace algo más de una semana que acabó la última edición de ‘Más que baile’, el ‘Mira quién baila’ de Telecinco y lo hizo, cómo no, con polémica.

Al público le importó un pimiento que aquello fuese un concurso de baile y alzó como ganadora a la más patosa de las concursantes, pero también a la más mediática y cercana al populacho, Belén Esteban. Es vergonzoso que la audiencia se tome tan poco en serio el concurso y decida no premiar lo que se supone que hay que premiar, el baile, y se mueva por impulsos más primarios, pero qué le vamos a hacer

A mí ciertamente me da igual, porque no he seguido el programa ni me gusta, por lo tanto no me voy a enfadar con quien gane, aunque todos sepamos que Edurne, Victor o la Lomana lo hacían infinitamente mejor. Eso sí, queda para el recuerdo el video comparativo en el que Edurne y la Esteban bailan la misma canción, una haciéndolo maravillosamente y otra como un pato mareado que produce vergüenza ajena. Las comparaciones son odiosas, pero aquí fueron muy divertidas.

Pero para comparaciones abismales, y es a donde yo quería llegar, las que pueden hacerse entre el ‘Más que baile’ español y su homólogo estadounidense, ‘Dancing with the stars’. Y es que el reality americano que emite la cadena ABC llegó este martes a su final, y viendo algunos videos las diferencias saltan a la vista.

Ya os comenté cuando arrancó esta décima temporada que entre los concursantes había estrellas como Pamela Anderson o Shannen Doherty, y que me sorprendía que también formase parte de las concursantes Nicole Scherzinger, miembro del grupo Pussycat Dolls en el que ella ya bailaba de maravilla.

Pues acabada ya la temporada, finalmente ha sido Nicole y su pareja de baile, Derek Hough, los que se han alzado ganadores del concurso. Y es ver alguna de sus actuaciones para comprobar las diferencias abismales entre un concurso y otro, pero sobre todo entre una ganadora (Nicole) y otra (Belén).

Para muestra un botón. Se trata de una de las actuaciones de Nicole en la gala final. La actuación comienza en el minuto 1:45 aproximadamente.

¿Veis mucha diferencia? Además de que ellos bailan de muerte, y de que tendrán unos coreógrafos que dan mil vueltas a Poti, el producto final también es altamente mejor. La verdad es que el plató de España no tiene mucho que envidiarle al de allí, y aunque me guste más el americano por ser más colorido, quizás el de aquí sea hasta más grande. Pero lo que sí tienen allí muchísimo mejor es la realización, que es simplemente espectacular, porque además de tener cámaras por todos lados y en todos los ángulos posibles, pinchan la cámara idónea en el momento correcto, siguiendo los movimientos desde el mejor plano posible y a un ritmo muy vivaz.

Y por si os ha gustado, aquí os dejo algún video más, que la verdad es que merece la pena verlos. Sigue leyendo