Gafes Televisivos: Nuria Roca

Para la tercera entrega de esta serie de entradas sobre los personajes televisivos que traen peor suerte he reservado un plato fuerte. Una mujer cuya carrera merece ser diseccionada. Ella es Nuria Roca, una gafe en la que nadie pierde la esperanza y que puede presumir de ser la única en estar a la altura de Carolina Ferre.

Al igual que la Ferre, no podemos decir que sea mala comunicadora ni que sus fracasos se deban exclusivamente a un mal hacer por parte de la presentadora. Pero también es innegable que todo lo que toca corre una mala suerte sin parangón. Y curiosamente tampoco le faltan ofertas.

He de decir que a mí Nuria Roca no es de mis presentadoras favoritas, pero tampoco me disgusta. Es una chica maja que sabe llevar una escaleta adelante muy bien, pero no la veo muy natural o rápida para improvisar en directo.

Comenzó a aparecer en nuestros televisores con programas como ‘Waku, waku’, un concurso donde varios famosos acertaban preguntas sobre animales. En sus inicios, el programa fue presentado por Consuelo Berlanga, y años  después, TVE1 lo rescató con Nuria al frente, obteniendo un resultado mucho menos exitoso.

Pero no todo han sido fracasos en su carrera. Durante varios años presentó en Antena 3 las variantes de famosos de ‘Supervivientes’ (‘La isla de los famosos’, ‘La selva de los famosos’, ‘Aventura en África’…) con buen resultado. Nuria Roca se encargaba de las galas semanales y Paula Vázquez (y sus bikinis) de las conexiones con la isla, los resúmenes, etc. Curiosamente años después ambas son de los rostros más reconocibles de Cuatro. Pero, ¿recordáis porqué acabó la etapa de ‘Supervivientes’ en la cadena de San Sebastián de los Reyes? Paula Vázquez enfermó de tisis en una de las expediciones y no pudo seguir presentando, teniéndose que retirar por un tiempo. ¿Alguien ha dicho gafe?

En que sí fue un tremendo fracaso fue un programa llamado ‘Buenas tardes’. Corrían los tiempos en que María Teresa Campos (Dios las cría y ellas se juntan) era reina indiscutible de las mañanas en Telecinco y Ana Rosa arrasaba por las tardes en Antena 3 con ‘Sabor a ti’. Así, Telecinco decidió atacar a Ana Rosa con este programa, presentado por Nuria Roca y dirigido por Mari Tere. Fue un desastre enorme, Nuria Roca fue expulsada y la Campos tomó la conducción del programa, donde hacía un debate, entre otras cosas. Fue poco el tiempo que María Teresa tuvo que llevar adelante la mañana y la tarde de Telecinco, porque los datos de ‘Buenas tardes’ no lo permitieron.

Sigue leyendo

‘Reforma sorpresa’ debería ser semanal

reformasorpresa

El pasado lunes se estrenó en Cuatro ‘Reforma Sorpresa’ en el que se supone que va a ser su horario habitual, las tardes. No obstante, un día antes, el domingo, el programa se preestrenó en prime time. Y a la vista de los resultados confirmamos nuestros temores: el programa debería ser semanal y no diario.

Comencemos recordando que el formato original ‘While you were out’ emitido por el canal de cable básico americano TLC es un programa semanal. Aun así, esto no debe ser determinante, ya que programas que en otros países se emiten en prime time o con periodicidad semanal (como ‘¿Quién quiere ser millonario?’) aquí se han adaptado perfectamente al formato diario.

Pero el caso de ‘Reforma sorpresa’ es distinto al del Millonario. Su temática tan específica hace que no sea un programa para ver todos los días. Puede resultar entretenido ver las reformas de una casa un día, pero no muy a menudo. Quizás por eso ‘Esta casa era una ruina’, programa muy similar, no se emite a diario ni siquiera semanalmente, sino que se emite de vez en cuando. Y es que hay programas que poco gustan y mucho cansan y que por buenos que sean no apetece ver a diario. Ya cometieron este error con ‘El encantador de perros’ o ‘El último superviviente’.

Y para comprobar que esto es así, no hay más que echar un vistazo a las audiencias del programa:

Mientras que en prime time obtuvo un 8,4% y 1.104.000 espectadores. Entre semana su media ha sido de 4,8% y 471.800 espectadores.

audienciareforma

Así las cosas, la cadena debería replantearse la ubicación del programa. Aunque sea un quebradero de cabeza buscarle sustituto en la tarde, al menos ganarán una oferta eficaz para el prime time.

Lunes

Martes

Miércoles

Jueves

Viernes

5,3%

5,1%

5,3%

4,4%

3,9%

507.000

500.000

530.000

415.000

407.000

Análisis: ‘Perdidos en la tribu’ (de cartón piedra)

perdidosenlatribu

El domingo se estrenó en Cuatro el nuevo reality ‘Perdidos en la tribu’.

No es que Jack y Locke visiten el programa de Sardá. El formato consiste en llevar a varias familias españolas a convivir con distintas tribus de anticuadas formas de vida. Quién mejor se adapte, ganará un premio en metálico.

El programa no me gustó nada. ¿Por qué? Resulta poco creíble y constantemente tienes  la sensación de ruptura de la cuarta pared.

En cierta manera, esta ruptura es innevitable en cualquier programa de docu-reality, y el espectador debe hacer un “pacto” de creerse lo que ve. En la tele casi todo es mentira, y lo sabemos, pero hay que intentar que no se note. Y hay casos y casos.

Por ejemplo, en ‘Pekín Express’ era normal hacerse preguntas del tipo ¿sería la gente tan amable si no vienesen que van con un cámara de televisión? ¿pararían los coches de no ser así? ¿se atreverían los concursantes a dormir en casas de desconocidos y a subirse en coches ajenos si no llevaran un equipo detrás que les da seguridad?. Pero después de las preguntas, había otras cosas. El programa no sólo se basaba en esos momentos de convivencia interpretada ante la cámara, sino que también había competición, juegos, carreras, etc. Y estos elementos equilibraban la balanza y restaban importancia a lo anteriormente mencionado.

En ‘Perdidos en la tribu’ no pasa esto ya que se limita solamente a esa convivencia grabada. Da la sensación de que todo está muy preparado. Quizás no por parte de los concursantes, que sí se les ve espontáneos, pero sí por parte de las tribus que casi parecen actores (si es que no lo son). Tal vez se deba a que no es la primera vez que se acerca alguien a grabarles, pero se les ve muy dispuestos, desenvueltos ante las cámaras e, incluso, conocedores de la dinámica del juego.

Además, alguna tribu tiene un aspecto como de escenario de película barata. Me da la impresión de que fuesen un decorado o una instalación de parque temático, y que en algún momento alguien se va a apoyar en una casa y va a romperse y ver que es de cartón piedra o que esconde un generador eléctrico o algo por el estilo.

Quizás no sea sólo culpa del programa, pero las tribus se ven tan resabiadas y conocedoras de los occidentales, que no queda creíble lo que nos quieren vender de que los concursantes van a un lugar virgen e inexplorado.

En favor del programa está la elección del casting, con unas familias que pueden dar bastante juego.

Aun así, y con Nuria Roca y todo, el programa consiguió un fantástico 13,3% con 2.273.000 espectadores. Que nadie me interprete mal, no digo que Nuria sea mala comunicadora, pero tiene una mala suerte con todo lo que presenta…

Aunque también hay que decir que no supo retener la gran audiencia de su predecesor, ‘Callejeros Viajeros’, que reunió a 3 millones de espectadores y un 18,2% de share.