Los estrenos de Cuatro del fin de semana


En una entrada anterior os hablaba de unas cuantas novedades que Cuatro tenía previstas estrenar en estas fechas. Pues bien, este fin de semana han llegado a la parrilla tres de ellas, y ya podemos sacar ciertas conclusiones.

En primer lugar, decir que la estrategia esa que han tomado de emitir sendas entregas de un mismo reality en varios días del fin de semana es, además de rara, poco efectiva. Y es que quien no salga el viernes, lo hará el sábado o sino el domingo, pero no estará los tres días pegados a la pantalla, y si lo estuviese, no va a ser con el mismo programa.

El viernes llegó ‘Bodas cruzadas’. Es lo que se podía esperar, un reality en clave de docu-show en el que unas cuantas parejas intentan organizar sus bodas entre nervios, lágrimas y conflictos, con mucho drama y sentimentalismo de por medio. Eso no es que sea ni malo ni bueno, es que te tienen que gustar ese tipo de programas. No está mal, pero no es nada del otro mundo. Patricia correcta aunque la veo yo poco empática con los participantes, y sí veo un poco cutre el grafismo y la edición.

El resultado de audiencia, no fue positivo. El programa se estrenó el viernes con un 5,2% en el access, pero fue cayendo en las entregas sucesivas, marcando un 3,4% en el access del sábado  y un 4,6% en pleno prime time del domingo.

Por otra parte, el sábado por la tarde se estrenó ‘Cracks’, el talent show de futbolistas, que también se emitió el domingo. No puedo hablar de cómo es porque no lo ví. Ni tuve tiempo ni me interesó, lo siento, no me gusta el futbol. Pero en vista de los datos de audiencia, creo que se confirman mis sospechas de que al target que le gustan los realities no le gusta el futbol y viceversa, y que además, la hora de programación era un poco rara. Un 2,7% en sábado y un 3,7% en domingo son datos bastante malos.

Y finalmente, el domingo en la sobremesa se estrenó la nueva versión de ‘Caiga quien caiga’. Nada nuevo bajo el sol en lo que es el programa en sí, cambiamos los rostros pero la dinámica es la misma, y si no te gustaba ‘CQC’ antes no te va a gustar ahora. Siguen con el estilo cañero, la mayoría de las veces muy forzado, y sin esconder que son más de un lado político que del otro, lo cual tampoco es malo, y menos cuando ese lado es el progre, más común entre los jóvenes que son, a fin de cuentas, su público objetivo.

En cuanto al trío de presentadoras, me gustaron por lo general, pero necesitan mejorar. Se las vio un poco forzadas a ratos y se les notaba bastante que leían guión. No nos engañemos, todos sabemos que ese diálogo es guión, pero si no se nota, mejor. Ana Milán es sin duda la líder de la tríada, y la que mejor lo hace, aunque a veces su boderío no quede natural, y luzca a pose o teatrillo. Aun así, me gusta. Con Silvia Abril tengo el problema de que no sé quien es ella, o si es la niña de Shrek o si es Cayetana Guillén Cuervo de ‘Homo Zapping’, me desconcierta. Y Sàrrias, no destacó ni lo hizo mal, habrá que verla más.

Me gustó la broma inicial con Manel Fuentes, Juanra Bonet y Arturo Valls, y muy grande el comentario de Fuentes cuando dijo que hagan lo que hagan, la gente siempre dirá que el mejor Caiga fue el de Wyoming, un buen guiño.

Lo que no me gustaron demasiado fueron los reportajes, algunos como el primero bastante flojos. Otros como el de Florentino Fernández haciendo de obrero tuvieron su aquel.

La verdad es que el programa es lo mismo de siempre, y en ese sentido puede resultar algo cansino, aunque bueno, tampoco está mal. Y como siempre, muy currado el grafismo, las cortinillas, etc.

En cuanto a las audiencias, el programa marcó un 7,5%, que no es un mal dato, pero es más o menos lo mismo que marcaba ‘Home Cinema’ en la franja, y claro, producir ‘CQC’ debe salirles más costoso.

En definitiva, tres propuestas por parte de Cuatro, un medio acierto y dos fracasos. Vaya mal balance.

Anuncios

Novedades en Cuatro: De bodas, cracks, gafas de sol, tonterías y series sobrenaturales


Cuatro está en una época de bache del que le está costando salir, pero hay que reconocerles que al menos no se quedan quietos y ponen en marcha numerosos proyectos para reflotar su situación. Y en breve varios de ellos llegarán a las parrillas.

La novedad más inminente es ‘Bodas cruzadas’, un reality que presenta Patricia Gaztañaga y que seguirá el periplo de ocho parejas que organizan sus enlaces matrimoniales. El programa promete no sólo momentos ñoños, sino también habrá la tensión de la organización o espacio para las lágrimas. Este programa supone ver a Patricia probando éxito fuera de su Diario y de su antigua cadena, en la que ya malogró ‘No es programa para viejos’.

Lo que llama la atención también de ‘Bodas cruzadas’ es la forma de programarlo. El programa en sí se emitirá los domingos en prime time, ocupando el hueco que deja ‘Perdidos en la tribu’, pero en cambio esta semana se emitirá también en viernes y sábado. Así, tendremos a ‘Bodas cruzadas’ sustituyendo a ‘Soy adicto’ en el access del viernes y también en el access del sábado. Estos programas son una especie de adelanto de lo que vendrá el domingo, pero la verdad es que no entiendo cómo pretenden que alguien vaya a ver un programa tres días seguidos, máxime siendo los tres del fin de semana, en los que la gente sale, sino un día, otro.

Y el otro reality que estrena esta semana Cuatro es ‘Cracks’, el OT de futbolistas apadrinado por Zidane. Se verá el sábado y el domingo por la tarde, a eso de las 19:45, una hora un poco rara para un reality, la verdad, pero quizás esperen que los aficionados del fútbol que esperan a ver los partidos se pasen antes por aquí. El programa será conducido por Nico Abad, el entrenador será el Mono Burgos, y los miembros del jurado Maldini, Milene Domingues y el comentarista deportivo José Antonio Martín Otín “Petón”.

Tengo mis reticencias con respecto a si funcionará este reality o no. Por un lado, desde que florecieron los talent shows siempre me pareció lo lógico que tras cantantes, bailarines y modelos, llegarán después los futbolistas. Pero por otro lado pienso que hay un problema de targets, ya que los talent shows son más para el público femenino y el futbol es casi exclusivo del masculino, así que tiene más sentido un talent de cantantes o modelos que de futbolistas. Veremos a ver si la cosa funciona.

Sigue leyendo