Cuando el protagonista pasa desapercibido, o el poder de los secundarios

Normalmente, toda serie de televisión o película está pensada para que su protagonista o protagonistas sean los personajes más carismáticos, los más queridos o con los que más se sientan identificados los espectadores. Pero pasa a veces que estos protagonistas son demasiado neutros, demasiado buenos, nunca se equivocan, no hacen nada malo y caen en el error de ser unos sosos con respecto a unos secundarios que, al tener menos “responsabilidades” con la serie, acometen más locuras o acciones más interesantes. Así, en ciertas series tenemos la sensación de que nos gustaría que cambiasen el foco de sitio para ver qué sigue haciendo el secundario cuando sale de plano, nos gustaría esquivar al protagonista y mirar qué ocurre tras él.

tedmosbyQuizás el caso más llamativo sea el de Ted, el protagonista de ‘Como conocí a vuestra madre’. Aunque a mí no me cae mal ni me parece insoportable, como puede leerse en muchas opiniones de otros blogs, sí que está claro que su personaje es el más soso, con diferencia, de su grupo de amistades. Prefiero a Lilly y Marshall, y reconozco que Barnie destaca mucho más, aunque nunca he conectado del todo con ese personaje que tanto suele gustar. Incluso la estable Robin tiene salidas más llamativas que las de Ted.

willgraceSiguiendo dentro del género sitcom, tenemos el ejemplo de ‘Will & Grace’. En esta serie, sus dos protagonistas no dejan de ser divertidos, pero poco en comparación con los dos secundarios, Karen y Jack. Mientras que Will y Grace están más centrados y cargan con las tramas dramáticas, los otros dos están para aportar locura y comedia, haciéndoles brillar más.

En ‘Ugly Betty’ pasa que, aunque la protagonista sí que tiene cierto carisma y gracia, no está a la altura de unos grandiosos secundarios. Mientras que Betty puede aburrir en muchas tramas relacionadas con sus amores o la familia Meade, destacan personajes como Amanda y Marc, cuya locura y excentricidad ensombrece a la protagonista. Claro ejemplo de ello es promo de “la casa ABC” en la que Amanda tiene más protagonismo que Betty. Y tampoco se quedan atrás la perfecta enemiga malvada que es Wilhelmina, o el sobrino gay de Betty, Justin, quien tiene frases de oro.

Sigue leyendo